Igualdad creará un registro de objetores de conciencia para garantizar el derecho al aborto en los hospitales públicos

El Ministerio pone en marcha y durante quince días la consulta pública previa para la reforma de la ley del aborto

irene montero defiende la ley del aborto

El Ministerio de Igualdad prepara la reforma de la ley del aborto en la que quiere incluir la obligación de crear un registro del personal sanitario objetor de conciencia, un asunto que ha provocado roces en el seno del Gobierno entre la ministra de Igualdad, Irene Montero, y la de Sanidad, Carolina Darias. El objetivo del ministerio es garantizar que se puedan a llevar a cabo abortos en los hospitales públicos, mapeando así la capacidad de los centros para realizar interrupciones de embarazos y planificar los servicios, según informa el diario 'Público'. Y es que, casi el 86% de estas prácticas se hacen en clínicas concertadas o privadas. Además, Igualdad también quiere regular la formación de los profesionales sanitarios para que aprendan lo necesario sobre los abortos y combatir así el estigma que aún existe alrededor de los mismos. Igualdad pondrá en marcha a partir de este martes y durante quince días la consulta pública previa para la reforma de la ley del aborto, de forma que la ciudadanía, organizaciones sociales y colectivos tengan la oportunidad de hacer llegar sus aportaciones a la norma.

Lo ha asegurado la directora del Instituto de las Mujeres, Toni Morillas, en declaraciones a los periodistas antes de comenzar su visita al instituto madrileño de Educación Secundaria Calderón de la Barca, que impulsa programas de educación sexual e igualdad de género.

En el marco de la celebración este martes del Día de Acción Global por un Aborto Legal y Seguro, Morillas ha señalado que con la consulta pública de la reforma, Igualdad arranca el proceso de "blindar los derechos sexuales y reproductivos de nuestro país".

Así, la ciudadanía, las organizaciones sociales y demás colectivos puedan hacer sus aportaciones, ofrecer sus testimonios y hacer llegar sus posiciones en torno a la reforma de la ley del aborto, durante quince días, a partir de este martes.

Morillas ha asegurado que para el Ministerio de Igualdad y el Instituto de las Mujeres la reforma es un asunto "absolutamente urgente" y por ello han puesto "toda la maquinaria a funcionar" con el propósito de que en diciembre esté listo el texto.

"Cuando hay mujeres que no pueden abortar en los hospitales públicos más próximos a los domicilios o cuando hay niños y niñas que terminan secundaria sin poder haber accedido a ninguna clase de educación sexual, nos evidencia que hay algunos asuntos que debemos de resolver y estos aspectos deben ser abordados necesariamente en la reforma", ha subrayado la directora del Instituto de las Mujeres.

Ha defendido que la reforma de la ley en 2010 fue una "conquista del movimiento feminista" y supuso "un avance" pero también ha subrayado que once años después Igualdad ha identificado cuáles son los obstáculos que impiden que las mujeres puedan acceder de manera plena a los derechos sexuales y reproductivo que tienen reconocidos.

Morillas ha insistido en que hay una "mala práctica" en relación a la objeción de conciencia del personal sanitario en torno al aborto, que hace que el derecho a interrumpir de forma voluntaria el embarazo "se obstaculice".

Además, ha recordado que la reforma abordará "necesariamente" asuntos como la educación sexual, la anticoncepción o la violencia obstétrica.

Sobre la educación sexual, ha incidido en que las modificaciones de la ley del aborto tienen que garantizar que la educación sexual sea obligatoria en todas las etapas educativas y en todas las etapas de la vida.

"Esto nos parece especialmente importante, hay que abordar la educación sexual desde Primaria pero también hay que trabajarla con las mujeres mayores, en definitiva, en todas las etapas de la vida porque la sexualidad es un aspecto fundamental del bienestar físico y emocional de las personas", ha apostillado Morillas.

Igualdad durante esta semana en el marco del Día de Acción Global por un aborto seguro tiene previsto presentar y llevar a cabo distintas actividades para señalar precisamente las dificultades que afectan al ejercicio de los derechos de las mujeres en este ámbito.