Aragonès pide al independentismo "aparcar tacticismos y subirse al tren" del diálogo

El presidente catalán defenderá su apuesta por la mesa de diálogo con la detención de Puigdemont -ya en libertad- como telón de fondo

Pere Aragonès en el Parlament de Cataluña

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha instado este martes a sus socios de JxCat a "aparcar tacticismos" y subir al "tren de la negociación" con el Estado para ofrecer la "máxima unidad de acción", porque a su entender "no hay atajos ni soluciones mágicas" para conseguir la independencia. Así se ha expresado en su discurso inicial en el debate de política general del Parlament, después de la crisis desatada en el Govern a raíz de la primera reunión de la mesa de diálogo, el 15 de septiembre, en la que no participó JxCat porque Aragonès vetó sus nombres, al ser tres de ellos perfiles ajenos a la Generalitat.

Aragonès ha celebrado que el "tren de la negociación" para "resolver el conflicto político" catalán esté ya arrancando, pero ha advertido que hay sectores en España que quieren que "descarrile", y "también hay gente en Cataluña que quizá lo quiere".

Por ello, ha lanzado un mensaje a sus socios del Govern: "Es el momento de aparcar las posiciones de parte, el tacticismo, y subir al tren. Es el momento de acumular fuerzas y reforzar desde dentro y desde fuera la mesa de negociación y los posicionamientos de la delegación de la Generalitat".

"No podemos desaprovechar esta oportunidad histórica", ha señalado el president, que ha pedido "espíritu constructivo, voluntad de diálogo y no poner trabas al proceso de negociación".

El proceso de negociación, ha reconocido, "no será sencillo ni rápido", sino que requerirá "perseverancia, aprendizaje, unidad y mucha fuerza social", y todo lo que haga la delegación del Govern "debe estar pensado para fortalecer su posición". "Lo contrario sería debilitar a Cataluña, y nadie puede contribuir a debilitarla con sus acciones, consciente o inconscientemente. Yo no lo haré", ha avisado.

Después de que el expresident Carles Puigdemont negara el pasado sábado que pueda calificarse de "mesa de negociación" el espacio de diálogo abierto entre la Generalitat y el Gobierno, Aragonès ha pedido "no menospreciar" esta herramienta.

"No se trata de una mesa de diálogo para ir a charlar, es una mesa de negociación de un conflicto político entre Cataluña y el Estado español", ha afirmado Aragonès, que ha destacado que su principal objetivo sigue siendo "hacer posible la culminación de la independencia", compromiso que adquirió en su investidura.

Según Aragonès, "a día de hoy, con la correlación de fuerzas y las condiciones" actuales, solo hay "una estrategia ganadora", que pasa por "forzar una negociación con el Estado español y paralelamente continuar trabajando" para sumar apoyos al independentismo.

Frente a los independentistas "escépticos" con este proceso de negociación, ha comentado que está "justificada" esta actitud, pero ha pedido "alzar la mirada y entender que conseguir este objetivo es muy complejo, y la estrategia para conseguirlo también lo será". "No hay atajos ni soluciones mágicas, pero sí hay toda la voluntad, toda la determinación y toda la actitud de victoria", ha asegurado.

Los independentistas, ha remarcado, están "obligados a trabajar con toda la determinación, toda la lealtad y toda fuerza social", porque "si el Estado no aprovecha la oportunidad de este proceso de negociación" puede provocar más adhesiones al independentismo.