Scholz confía en un buen resultado y encabezar el nuevo gobierno alemán

El candidato socialdemócrata aspira a ser el próximo canciller alemán y los sondeos le dan una ligera ventaja

El candidato del Partido Socialdemócrata (SPD) a la Cancillería alemana, el vicecanciller y ministro de Finanzas, Olaf Scholz, expresó hoy su confianza en un buen resultado para su formación en los comicios generales y en encabezar el próximo gobierno.

"Espero que muchos ciudadanos acudan a las urnas y depositen su voto y hagan posible lo que se ha ido perfilando, es decir, un resultado muy fuerte para el SPD, y que los ciudadanos me den el encargo de convertirme en el próximo canciller", dijo en una escueta comparecencia tras depositar su voto.

Scholz acudió a su colegio electoral en la ciudad de Potsdam, en el estado federado de Brandeburgo, hacia las 10.00 de la mañana (08.00 GMT) acompañado de su esposa, Britta Ernst.

Todo apunta a que será necesario un tripartido para gobernar Alemania y es bastante improbable, matemáticamente y por desgaste, una reedición de la "gran coalición" entre conservadores y socialdemócratas.

Los socialdemócratas podrían formar una alianza "semáforo" con los verdes y los liberales del FDP -llamada así por los colores con los que se identifica a los partidos- o una coalición de izquierdas, con los verdes y La Izquierda poscomunista.

El bloque formado por la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y Laschet y la Unión Socialcristiana (CSU) de Baviera podría liderar una coalición "Jamaica" con verdes y liberales, que ya se intentó negociar sin éxito tras las generales de 2017.

Según los sondeos, matemáticamente sería posible asimismo una coalición "Alemania" entre conservadores, socialdemócratas y liberales y una "Kenia", entre conservadores, socialdemócratas y verdes.