Puigdemont insiste en la vía unilateral y Moncloa recuerda que parte del independentismo la rechaza

El expresidente de la Generalitat y líder de Junts, Carles Puigdemont, ha defendido este domingo la legitimidad de la vía unilateral para alcanzar la independencia de Cataluña si el Gobierno descarta a pactar un referéndum de autodeterminación. Sin embargo, la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, se ha mostrado tajante: "Nadie puede saltarse la ley y nadie os puede pedir saltarse la ley para conseguir lo que no está en vuestras manos". Además, Sánchez ha opinado que una parte muy importante del independentismo está rechazando la vía unilateral por "inviable" e "indeseable".

"Nadie que se niegue a negociar con Cataluña el derecho a la autodeterminación tiene el derecho después a negar el derecho a la unilateralidad", ha dicho en alusión velada al Gobierno central en declaraciones a los medios.

Sin embargo, el expresidente catalán, que estuvo detenido en L'Alguer (en Cerdeña, Italia) desde el jueves hasta el viernes, ha expresado su voluntad de pactar ese referéndum: "Nos gustaría que hubiera un acuerdo".

Puigdemont acusó además al gobierno de Pedro Sánchez de tener "interés" en su detención, para seguir excluyendo a JxCat de la mesa de diálogo y poder interlocutar "solo con quienes le dan apoyo parlamentario", en alusión a ERC.

Además, el expresident dijo que "una cosa es el diálogo, otra cosa son las negociaciones; de momento estoy viendo diálogo, pero no negociación", y señaló que JxCat "no está sentada en esta mesa porque no es aceptada".

Constitución y Estatut, líneas rojas

Por su parte, la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha asegurado este domingo que las únicas "líneas rojas" que hay en el diálogo entre el Gobierno y la Generalitat son la Constitución y el Estatut. Lo ha dicho en la Fiesta de la Rosa del PSC, que también ha congregado en Gavà (Barcelona) al ministro Miquel Iceta; la alcaldesa de Gavà, Gemma Badia; el líder del PSC en el Parlament, Salvador Illa; la presidenta del Congreso, Meritxell Batet; la presidenta de la Diputación de Barcelona y alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, Núria Marín, y el expresidente de la Generalitat José Montilla, ante un aforo limitado de 500 personas por la pandemia.

"Nadie puede saltarse la ley y nadie os puede pedir saltarse la ley para conseguir lo que no está en vuestras manos", y ha opinado que una parte muy importante del independentismo está rechazando la vía unilateral por inviable e indeseable, textualmente.

Por ello, considera que los socialistas tienen la oportunidad de retomar el camino del diálogo: "Tenemos nosotros la responsabilidad de cerrar las heridas y reconstruir los puentes que se derribaron hace mucho tiempo".

Por su parte, el líder del PSC en el Parlament, Salvador Illa, ha dicho este domingo en la Fiesta de la Rosa en Gavà, en respuesta a unas palabras de Puigdemont, que "la secuencia es sencilla: un diálogo, para abrir una negociación, para llegar a acuerdos".

Illa ha rebatido, sin citarlo, a Puigdemont, al estimar que "se aprende fácil, es cuestión de repetirlo tres veces", ha ironizado. Primero "un diálogo, para abrir una negociación, para llegar a acuerdos", ha resumido Salvador Illa.

Y ha priorizado cuestiones importantes para Cataluña como "el déficit histórico en infraestructuras, la financiación y recuperar de una vez por todas tantos años perdidos" para impulsar grandes proyectos.

La ampliación de El Prat

En cuanto al Aeropuerto de Barcelona-El Prat, Raquel Sáncheza lamentado que finalmente no se haya aprobado su ampliación: "Era necesaria la compatibilidad de un aeropuerto que nos sitúa como motor económico de Cataluña en España con la necesaria convivencia y respeto al medio ambiente".

Y ha criticado que se acusara al Gobierno de chantaje por finalmente retirar el proyecto: "¿Dónde se ha visto ofrecer una inversión de más de 1.700 millones de euros para ir en contra de Cataluña?".

Ha afirmado que cuando a Cataluña le ha ido bien es porque los socialistas han liderado el Gobierno y la Generalitat: "Pedro Sánchez en la Moncloa es la garantía de que a los catalanes les va bien. Somos la garantía de que, en España, Cataluña importa".

RELACIONADO