El SPD de Scholz aventaja por la mínima a la CDU en un apretado recuento de los votos en las elecciones alemanas

Tanto el Partido Socialdemócrata alemán (SPD) como la coalición de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y la Unión Social Cristiana (CSU) han expresado su intención de liderar un gobierno de coalición tras los ajustados resultados de las elecciones federales de este domingo. Por el momento, la ventaja del SPD se ha estabilizado y según las últimas proyecciones de las televisiones públicas alcanza 1,8 puntos. El SPD ha obtenido un 25,9 por ciento frente el 24,1 del bloque conservador formado por la CDU y su ala bávara la CSU, según el recuento electoral aún provisional.

Para la formación de Gobierno será clave cuál de los dos partidos que están al frente pueda llegar a un acuerdo con Los Verdes, que alcanzan un 14,7 por ciento, y el Partido Liberal, con un 11,5 por ciento.

Tanto el candidato socialdemócrata, Olaf Scholz, como su rival conservador, Armin Laschet, han declarado su disposición a intentar formar una coalición de Gobierno.

El doble sistema de votación alemán por candidato y por lista confirmaría así al SPD como principal formación en el Bundestag o Cámara Baja del Parlamento alemán con 204 de los 730 asientos, mientras que la CDU/CSU tendría 197.

El líder del SPD, Olaf Scholz, ha destacado el "gran éxito" obtenido por su partido en las elecciones federales de este domingo y ha apostado "formar gobierno". "Por supuesto que estoy contento por los resultados electorales. Muchos votantes han dejado bien claro que quieren un cambio en el gobierno y que el próximo canciller debe ser Olaf Scholz", ha remachado.

Mientras, el candidato de la CDU, Armin Laschet, ha convocado a los demás partidos a forjar una coalición "contra un gobierno de izquierda". Laschet ha apostado por un gobierno "liderado por la coalición" entre la CDU y su partido gemelo en Baviera, la Unión Social Cristiana (CSU).

"Un voto a la Unión es un voto contra un gobierno federal de izquierda. Por eso vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para formar un gobierno federal liderado por la Unión", ha afirmado. El candidato conservador ha planteado ya incluso el nombre de la alianza, que se denominaría "coalición futuro" y que incluiría al Partido Liberal Demócrata (FDP) y a Los Verdes.

El líder de la CSU, Markus Soeder, rival de Laschet por la candidatura a la Cancillería, ha defendido además que los resultados son un revés para Scholz porque éste, según Soeder, prefería una coalición con ecologistas y La Izquierda.

Por el momento ninguno de los dos grandes partidos se ha planteado al menos públicamente reeditar la gran coalición entre SPD y CDU/CSU que ha dominado la escena política del país en las últimas legislaturas.

Posibles coaliciones de Gobierno

Por detrás de los dos grandes partidos quedarían Los Verdes (14,7), el Partido Liberal Demócrata (FDP, 11,5), la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD, 10,9 por ciento y 83 diputados) y La Izquierda (5 por ciento y 40 asientos). Completa el mapa político un escaño obtenido por la Asociación de Votantes del Schleswig Meridional (SSW).

La líder de Los Verdes y candidata a canciller, Annalena Baerbock, ha afirmado que su formación ha sido derrotada y ha reconocido "errores propios" en campaña. "Queríamos más. No lo hemos conseguido debido a nuestros propios errores al principio de la campaña, mis propios errores. Esta vez no ha sido suficiente, pero el partido tiene un deber de cara al futuro", ha declarado Baerbock.

Con estos datos, AfD pasaría de tercera a quinta fuerza política, mientras que La Izquierda estaría justo en el 5 por ciento necesario para lograr representación a nivel federal.

El colíder de AfD Tino Chrupalla ha reconocido que "las pérdidas hacen daño", pero ha destacado en cambio que tienen "una sólida base de votantes". Además, ante la negativa declarada de los demás partidos a pactar con AfD, Chrupalla ha resaltado que serán oposición.

Mientras, La Izquierda ha reconocido que están al borde del descalabro, ya que si no alcanzan el 5 por ciento que les dan los sondeos a pie de urna quedarán fuera del Parlamento federal.

Cambios respecto a 2017

Estas cifras suponen una importante mejoría para el SPD y su candidato, Olaf Scholz, con respecto a 2017, cuando logró un 20,5 por ciento de apoyo, aunque está lejos de la clara victoria que esperaban para poder formar gobierno cómodamente.

La alianza CDU/CSU queda en cambio lejos del 32,9 por ciento de respaldo de 2017 en las primeras elecciones sin Angela Merkel como candidata en 16 años. Además supone el peor resultado histórico de la formación.

Los Verdes por su parte iniciaron el año con la intención de liderar un gobierno de coalición, por lo que estos datos supondrían un fracaso, aunque con respecto a 2017 (8,9 por ciento) tendrían importantes avances. La Izquierda sufre un serio revés en comparación con el 9,2 por ciento que obtuvo en 2017.

En cuanto a las otras dos elecciones de este domingo, el SPD sería la fuerza más votada en los comicios a la Cámara de Diputados de Berlín (22,8 por ciento, +6,6 puntos con respecto a 2016), seguidos de Los Verdes (21,8 por ciento, -1,3) y la CDU (16,7 por ciento, -0,9), según proyecciones sobre voto real escrutado.

La Izquierda es la cuarta fuerza (14,1 por ciento, -1,4), AfD lograría un 6,6 por ciento (-7,2) y el FDP se quedaría en el 7,9 por ciento (+1,2).

En las elecciones al Parlamento regional de Mecklemburgo-Pomerania Occidental la fuerza más votada ha sido de nuevo el SPD (38,2 por ciento, +8,2 con respecto a 2016), seguido de AfD (17,8 por ciento -3), CDU (14,2 por ciento, -4,8), La Izquierda (9,9 por ciento, -3,3), Los Verdes (5,9 por ciento, +1,1) y el FDP, que regresaría a la Cámara con un 6 por ciento (+3).

RELACIONADO