El socialdemócrata Scholz sigue como favorito y rehuye de hablar de posibles coaliciones

El candidato socialdemócrata evita comprometerse con la propuesta de someter a votación interna las posibles coaliciones

22-09-2021 22 September 2021, North Rhine-Westphalia, Cologne: Olaf Scholz, Finance Minister and SPD candidate for Chancellor, speaks on stage during an election campaign event. Photo: Federico Gambarini/dpa POLITICA INTERNACIONAL Federico Gambarini/dpa |

El candidato a canciller alemán del Partido Socialdemócrata alemán (SPD), Olaf Scholz, ha evitado comprometerse con someter a votación en el propio partido una posible coalición para la formación del gobierno federal tras las elecciones de este domingo.

"Lo decidiremos cuando se plantee", se limitó a decir Scholz durante una entrevista con 'MediaPioneer' en Potsdam, en el estado de Brandeburgo.

Scholz, favorito en las encuestas con una ligera ventaja sobre Armin Laschet, respondió así a la sugerencia del vicepresidente del SPD, Kevin Kuehnert, quien abogó por un referéndum interno antes de formar una coalición. Según Kuehnert, el SPD es un "partido de la participación".

Scholz admitió que los referéndums en su partido "definitivamente han funcionado" en ocasiones anteriores. Ahora, sin embargo, toca esperar al día de las elecciones, ha matizado.

Las bases del SPD votaron en 2013 a favor de unirse a la denominada gran coalición junto con la alianza conservadora formada por la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de la canciller saliente, Angela Merkel, y su socio bávaro, la Unión Social Cristiana (CSU).

En 2019, sin embargo, Scholz fue derrotado por Saskia Esken y Norbert Walter-Borjans en un referéndum interno en la carrera por la presidencia del partido.

En la entrevista con 'MediaPioneer', Scholz también ha destacado su buena relación con el líder de los liberales (FDP), Christian Lindner. No se tutean pero pueden hablar con confianza, ha explicado.

Según distintas voces, Scholz prefiere una alianza tripartita con Los Verdes y el FDP a una coalición con el partido de La Izquierda. Sin embargo, tampoco descartó esa posibilidad.

Alemania vive este domingo unas elecciones inéditas en 16 años, el tiempo que ha estado Merkel al frente del Gobierno. Sin la veterana canciller en las papeletas y con la incertidumbre de cómo se reconfigurará el panorama político, los alemanes deberán elegir quiénes conforman el Budestag (Cámara Baja) para la próxima legislatura.

Unos 60,4 millones de ciudadanos están llamados a votar, alrededor de 1,3 millones menos que en las elecciones de 2017, de las que surgió una repetición de la 'gran coalición' entre el bloque de la CDU y la CSU con el SPD, que llega como favorito en un contexto marcado por la debilidad de los grandes bloques y pendiente de futuras alianzas.

RELACIONADO