La patronal y los sindicatos acusan a Escrivá de bloquear la prórroga de los ERTE

La negociación que mantienen Gobierno y agentes sociales para prorrogar los ERTE hasta el 31 de enero ha avanzado hacia el acuerdo en la reunión de este viernes en materia de protección de los trabajadores, si bien la ausencia de nuevo de la Seguridad Social está "bloqueando" poder cerrar un consenso. Tras el encuentro del jueves, al que tampoco asistió ningún representante del ministerio que lidera José Luis Escrivá, este viernes han vuelto a reunirse el Ministerio de Trabajo, patronal y sindicatos con el objetivo de intentar volver a prorrogar con acuerdo de todas las partes los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) asociados a la pandemia más allá del 30 de septiembre.

Fuentes de CCOO han explicado que "hoy no se ha producido ningún avance global por la ausencia reiterada del Ministerio de Seguridad Social, que está ejerciendo un bloqueo de la mesa de negociación que va a dificultar llegar a tiempo en la renovación de los ERTE".

Para el sindicato que lidera Unai Sordo, la ausencia de este ministerio en la mesa de diálogo social supone "una falta de respeto al propio proceso de diálogo social y a las personas que se encuentran por ERTE".

En el mismo sentido, UGT ha lamentado que "la ausencia de una parte del gobierno nos impida avanzar en un acuerdo que debería llegar al BOE con carácter de urgencia".

Fuentes de la Seguridad Social han asegurado a Efe que "en ningún caso están bloqueando el diálogo", sino que están trabajando en una nueva "propuesta técnica" con algunos de los elementos que han trasladado los agentes sociales en anteriores reuniones, que "son complejos".

Desde la CEOE y Cepyme han lamentado que "a tan solo seis días de que finalice la vigencia de los mismos (...) no se haya llevado a la mesa de negociación una nueva propuesta conjunta por parte del Gobierno". La patronal, que considera "una falta de respeto" la ausencia de la Seguridad Social a las negociaciones, ha reclamado, considerando lo avanzado de las fechas, "una prórroga automática del actual sistema de ERTE".

En las materias relativas al Ministerio de Trabajo sí que ha habido avances, entre ellos, ampliar el plazo del llamado "contador a cero", que actualmente finaliza el 31 de diciembre y permite a los trabajadores protegidos percibir la prestación extraordinaria sin consumir sus derechos de paro. Fuentes del diálogo social han explicado a Efe que el plazo del "contador a cero" se ampliará hasta junio de 2022, si bien UGT ha abogado por que debe llegar hasta el 31 de diciembre del año que viene.

UGT ha insistido en la reunión en la necesidad de dar cobijo en esta prórroga a la situación de Canarias debido a la erupción del volcán en la Palma, extendiendo los beneficios de los ERTE COVID a estos trabajadores. En concreto, se ha referido a la necesidad de aplicarles el contador a cero, la exoneración de cuotas a la Seguridad Social y la prestación extraordinaria de autónomos y agricultores con efectos desde el día que se produjo el estallido volcánico .

También desde UGT se ha solicitado la inclusión en el real decreto que se dicte del sector del automóvil que se ve impedido para trabajar debido a la ausencia de microchips. Para todo ello, tendrán que esperar a conocer la propuesta global que presentarán ambos ministerios en la próxima reunión que tendrá lugar el lunes, con la vista puesta en el martes 28 cuando previsiblemente será aprobada en Consejo de Ministros.

El planteamiento de la Seguridad Social para esta nueva prórroga pasa por vincular las ayudas que reciben, en forma de exoneraciones d cuotas, las empresas en ERTE a que su trabajadores reciban formación. Se trata de un punto que no comparten ni patronal ni sindicatos, que abogan por mantener en este ampliación un esquema similar al actual, y que parece ser así el principal escollo de una negociación en la que se volverán a apurar los plazos.

Garamendi ve complicado un acuerdo el martes

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, ve "complicado" lograr un acuerdo sobre una nueva prórroga de los ERTE antes del Consejo de Ministros del próximo martes, porque "no es muy serio" que el Gobierno les "llame o se presenten los papeles hace dos días", cuando es "un tema importantísimo para miles de empresas". "Hablamos de 270.000 empleos", ha recordado.

Garamendi ha tomado parte este viernes en el campus de la Universidad de Deusto en San Sebastián en el Encuentro 'Las oportunidades de la economía española postcovid', organizado por este centro universitario en colaboración con BBVA.

En el foro, además de Garamendi, han participado el presidente de Deusto Alumni, Agustín Garmendia, el director territorial norte de BBVA, Carlos Gorria, y Cristina Iturrioz, profesora e investigadora de Deusto Business School, que ha moderado el debate.

El presidente de la CEOE se ha referido en su intervención a la nueva prórroga de los ERTE, los cuales ha puesto en valor por la "protección" que han supuesto para los trabajadores. En este sentido, ha defendido que sin los ERTE, muchas empresas hubieran cerrado y habría más de 3,5 millones de nuevos parados.

Garamendi ha apuntado que "no ha sido fácil" firmar los ERTE y, de cara a la negociación de la nueva prórroga, ha señalado que en la CEOE no entienden "muy bien" la situación. "Es un tema importantísimo para miles de empresas, hablamos de 270.000 empleos, y no es muy serio que se nos llame o se presenten los papeles hace dos días, de aquí al martes que viene hay que negociar esto", ha señalado.

Además, ha criticado que este pasado jueves el Ministerio de Seguridad Social no se presentó a la mesa y se ha preguntado qué hubiera pasado si hubieran sido la CEOE la que no se hubiera presentado.

En este contexto, ve "complicado" que se logre un acuerdo antes del martes sobre los ERTE que, ha defendido, "tienen que ser hasta diciembre". "Hemos ido prórroga a prórroga, ahora nos dicen que no es una prórroga, que las empresas tienen que volver a rehacer los temas el día 1, se nos podía haber dicho hace un mes", ha defendido.

Además, ha criticado la "impresionante rebaja de las exenciones" en la financiación de la formación de los trabajadores para las empresas, de hasta el 50% para grandes empresas.

Por otro lado, ha opinado que el actual momento político está "muy crispado" cuando son "muy necesarios grandes acuerdos políticos" que den "tranquilidad y estabilidad", más en un momento en el que se prevé un crecimiento de la economía española de en torno el 5,5% para este año, lo que supone que "estamos creciendo y eso es bueno pero no en los niveles precrisis y nos va a costar llegar".

En su intervención, ha indicado que es "muy importante" en este país "escucharnos y llegar a acuerdos". "Todo lo que sean acuerdos siempre llegan mucho más lejos que los reales decretos, que en el fondo todos estamos bastante aburridos de ellos", ha añadido.

Hacer deberes

Garamendi también se ha referido al "problema del déficit". Así ha recordado que "todo ese escudo social, que era necesario implantar" para afrontar la pandemia de Covid-19, pero que, a su juicio, "tiene que ser coyuntural", ha provocado un "déficit del orden del 8%, con crecimiento de la economía del 5,5%, con un agujero 80.000 o 90.000 millones de euros anuales en nuestras cuentas públicas".

Al respecto, ha señalado que las empresas deben olvidarse de esa idea de que "el Estado nos lo va a dar todo" y controlar su endeudamiento, al tiempo que ha advertido de que el Banco Central Europeo ya ha avisado de que "para 2023 va haber que ir al examen" y, por ello, "hay que empezar a hacer los deberes y trabajar desde una ortodoxia económica seria, porque si no, vamos a tener problemas".

Al respecto, ha subrayado que "una de las palancas más importantes en la recuperación es la inversión" y en España hay "un problema" con ello. "Hay que cuidar a los inversores y dar confianza de país y no se está haciendo", ha sostenido, al tiempo que ha defendido como "fundamental" la "estabilidad en la norma jurídica y la regulación".

Fiscalidad

Por otra parte, también ha aludido a la fiscalidad y ha recordado que en España si se suman los impuestos de sociedades con las cotizaciones sociales, está "muy por encima de Europa", y la economía sumergida, que es de un 13% en Europa, en España es del 24%, por lo que "la gente tiene que pagar sus impuestos porque va haber que hacer ese escudo social y trabajar por una sociedad mucho más igualitaria".

Garamendi también ha puesto en valor la "paz social" y ha asegurado que están dispuestos a sentarse a negociar temas como la "contrarreforma" laboral, pero teniendo en cuenta "la flexibilidad" de las empresas. Al respecto, ha recordado que se han conseguido lograr "acuerdos complicados" aprobando una Ley del teletrabajo, o la Ley de 'riders'.

Además, ha sostenido que esos acuerdos deben darse en una "mesa bipartita con convenio sectorial o de empresa" y sin que "vengan de fuera a enredar", al tiempo que ha recordado que "las leyes no crean empleo".