Fútbol sala

España supera a la República Checa (5-2) y ya está en cuartos del Mundial de fútbol sala

La selección española se clasificó este viernes para los cuartos de final del Mundial de fútbol sala, que se está disputando en Lituania, tras derrotar a la República Checa (5-2) en un partido con dos partes muy diferenciadas y que permite a la 'Roja' citarse con Portugal este lunes después del triunfo luso ante Serbia (4-3).

El equipo dirigido por Fede Vidal confirmó su condición de favorito ante los checos, que nunca en la historia han sido capaces de derrotar a España tras 13 enfrentamientos. El duelo se puso pronto de cara en una primera parte exquisita de la bicampeona del mundo, donde todo salió a la perfección con un fútbol de muchos quilates.

Raúl Campos abrió la cuenta a los cuatro minutos con un gran pase de Adri, con un gran movimiento de banda a banda, que sólo tuvo que empujar en la línea de gol. Un minuto después, su tocayo Raúl Gómez, hizo el 2-0 a pase de Adolfo, que sigue de dulce en este campeonato. Los checos intentaron desperezarse pero no pudieron con el poderío español.

El visitante Resetar lo intentó con un disparo a la madera, pero Jesús Herrero despejó sin problemas todo el trabajo en su área. Para colmo de la República Checa, el 3-0 llegó a los 13 minutos tras un robo en primera línea de Raúl Campos que acabó en botas de Borja y éste le regaló el gol a Raya, que estrenó su tabla de goles en este Mundial.

España se soltó la melena y firmó el 4-0 tras un jugadón de Raúl Gómez que definió Adolfo marcando su quinta diana en lo que va de cita. Minutos después Bebe la estrelló en el palo y Solano hizo las delicias de los numerosos aficionados españoles que había en la grada. Todo salió a pedir de boca para el siete veces campeón de Europa.

Sin embargo, la película cambió en la segunda mitad cuando los pupilos de Tomas Neumann dieron un paso al frente y a los tres minutos encontraron el camino del gol en una acción de Seidler que despistó a Herrero tras golpear en la espalda de Resetar. El gol dio alas a los checos, que crecieron minutos después y apostaron muy pronto por el 'portero-jugador'.

A falta de ocho minutos, Neumann optó por meter un quinto jugador de campo y la jugada le salió a la perfección porque Holy, en su primer intento, recortaba distancias con el 4-2 que metía el miedo en el cuerpo a España. La selección había pasado de ser el Dr. Henry Jekyll a su personalidad alternativa, el Sr. Edward Hyde.

Fue entonces cuando la República Checa se volcó por completo y cuando más cerca estaba su recompensa con el tercero de la noche apareció el oportunismo del capitán Carlos Ortiz para marcar sin oposición y dejar el definitivo 5-2.

España lo bordó en la primera parte, pasó un mal rato en la segunda, pero sacó adelante un cruce que le cita este lunes con serbios o portugueses en cuartos de final, la ronda donde quedó eliminado precisamente en el último Mundial.