El abogado de Puigdemont piensa que será liberado en cuestión de días porque la euroroden "no es ejecutable"

El TGUE dijo en su auto que la euroorden contra el expresidente catalán estaba suspendida hasta que no se resolviera la cuestión prejudicial del magistrado del Supremo, Pablo Llarena sobre las razones que permiten rechazar una extradición

El expresidente de Cataluña Carles Puigdemont piensa que será liberado en los próximos días en cuanto intervengan las autoridades judiciales italianas porque la orden de detención por la que fue interceptado no es "ejecutable", según ha afirmado su abogado Gonzalo Boye este viernes.

En declaraciones a la cadena SER, Boye ha señalado que el Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) fue informado por España de que la orden no era ejecutable y por tanto levantaron las medidas cautelares. Así, ha indicado que el tribunal les indicó que si se producía una situación "de riesgo" les volverían a indicar que volviesen a pedir estas medidas cautelares de protección a Puigdemont, algo que harán en este momento, según ha apuntado el abogado.

"España informó de una cosa al Tribunal General que parece ser que no era cierta o que el Tribunal Supremo no se dio por enterado", ha afirmado.

Para Boye, la detención se ha producido porque esta orden esta todavía "en el sistema" pero, a su juicio, eso no quiere decir que sea aplicable por ninguna autoridad judicial europea. Además, ha indicado que en Italia por el momento solo ha intervenido la Policía, pero en cuanto intervengan, "en cuestión de días" las autoridades judiciales italianas se producirá la liberación de Puigdemont.

"El Tribunal Supremo lleva mucho tiempo sin entender que hay un espacio único europeo", ha afirmado Boye al defender que la orden de detención está suspendida en toda la Unión Europea y no solamente en Bélgica como sostiene el Supremo. "Yo recomiendo leer la resolución de 30 de julio de 21 del tribunal general que es certísima, solo el que no quiera entenderla no la entiende", ha añadido.

El 30 de julio, el Tribunal General de la UE dijo que euroorden contra Puigdemont no se podía reactivar hasta que la justicia europea resuelva la cuestión prejudicial que plantó el Tribunal Supremo acerca de los motivos por los que se puede rechazar una extradición.

En ese auto, el TGUE retiró la inmunidad a Puigdemont alegando que no corría riesgo de ser detenido, porque España indicó que "la ejecución de las euroordenes" había quedado "suspendida" hasta que no se resolviera la cuestión prejudicial del magistrado del Supremo, Pablo Llarena sobre las razones que permiten rechazar una extradición.

"Mientras el Tribunal de Justicia no se pronuncie en el asunto prejudicial, nada permite considerar que las autoridades judiciales belgas o que las autoridades de otro Estado miembro puedan ejecutar las órdenes de detención europeas dictadas contra los diputados y entregarlos a las autoridades españolas", dice el auto.

En ese mismo auto del 30 de julio, el TGUE dio la posibilidad a Puigdemont de volver a solicitar al Tribunal General de la Unión Europea medidas cautelares para que le devuelva la inmunidad que le retiró el 30 de julio.

"Pese a la desestimación de la demanda de medidas provisionales, los diputados mantienen la posibilidad de interponer una nueva demanda si, con posterioridad al presente auto, el perjuicio alegado resultara suficientemente probable, en particular en caso de que fueran detenidos por una autoridad de ejecución de un Estado miembro", recogió entonces el TGUE.