Segunda gran derrota del Gobierno en el Congreso por la reducción de los alquileres de Aena

El pleno del Congreso de los Diputados ha acordado este jueves obligar a Aena a bajar los alquileres que cobra a tiendas y restaurantes en los aeropuertos, lo que supondrá una merma en los ingresos del gestor aeroportuario de entre 1.200 y 2.000 millones de euros en cinco años. La propuesta de bajar los alquileres de Aena fue presentada por Coalición Canaria durante la tramitación del Proyecto de Ley de Ordenación del Transporte Terrestre en el Senado y a su regreso al Congreso ha contado con 178 votos a favor; 16 en contra, y 152 abstenciones.

Se trata del segundo gran revés parlamentario para el Gobierno, después de que hace un año el PSOE y Unidas Podemos se quedaran solas en defensa del decreto de los remanentes municipales y una mayoría de 16 formaciones políticas, con casi 200 votos, se lo derogó.

La enmienda que obliga a Aena a ajustar los alquileres de sus espacios comerciales a la caída del tráfico de pasajeros derivado de las restricciones de vuelos por la pandemia fue presentada durante la tramitación en el Senado del Proyecto de Ley de Ordenación del Transporte Terrestre.

La enmienda modifica los contratos de arrendamiento o de cesión de local de negocio para actividades de restauración o de comercio minorista concluidos entre Aena y operadores privados que se encontrasen en vigor el día 14 de marzo de 2020, o hubiesen sido licitados con anterioridad a dicha fecha.

Por esta ley, la parte proporcional de Renta Mínima Anual Garantizada (RMAG) establecida en los contratos correspondiente al periodo de tiempo que se extiende entre el 15 de marzo de 2020 y el 20 de junio de 2020, ambos incluidos, quedará suprimida y no será exigible su pago por Aena.

A partir del día 21 de junio de 2020, la RMAG fijada en los contratos quedará automáticamente reducida en proporción directa al menor volumen de pasajeros en el aeropuerto donde se ubique el local respecto al que existió en 2019.

Esta reducción será aplicable en 2020, así como en todos los años posteriores hasta que el volumen anual de pasajeros del aeropuerto sea igual al que existió antes de la pandemia.

La modificación de los contratos establecida tendrá carácter obligatorio para Aena y producirá plenos efectos jurídicos aun cuando las partes hubiesen alcanzado acuerdos diferentes sobre la minoración de la RMAG, u otras cláusulas, o ya se hubiese procedido al pago de esta obligación.

La propuesta de Aena fue, para el primer estado de alarma (entre el 15 de marzo y el 20 de junio de 2020), una reducción del 100 % en la renta mínima garantizada y del 50 % en los meses siguientes hasta septiembre de 2021, lo que significa una rebaja en 2020 y 2021 de la RMGA por 800 millones de euros.

Según los datos del gestor, de los 120 operadores comerciales que trabajan en los aeropuertos, 90 -sobre todo pequeños comercios- han aceptado la propuesta, lo que supone el 70 % del total de contratos afectados, pero un 15 % del volumen de negocio, mientras que los grandes inquilinos como Dufry, Áreas o SSP, no la hicieron, exigiendo mayores descuentos.