El volcán de La Palma entra en una fase más explosiva y la lava destruye 320 edificios en su camino al mar

El magma alcanza una altura de 12 metros y ocupa 154 hectáreas, un 50% en apenas doce horas, aunque su avance se ralentiza

La lava que mana del volcán que entró en erupción el pasado domingo en La Palma sigue su curso hacia el océano, más lento de lo previsto, a unos 200 metros por hora aproximadamente, pero arrasando todo lo que se encuentra a su paso, incluidos 320 edificios, según el recuento del sistema europeo Copernicus. El magma ya ha llegado a Todoque, una localidad de unos 1.200 habitantes en el municipio de Los Llanos, donde aún este miércoles los vecinos apuran para poner a salvo enseres y efectos personales acompañados del personal de Emergencias. Precisamente, los bomberos intentan a la desesperada canalizar la lava hacia un barranco para salvar, en lo que se pueda, esa localidad, en la que algunas casas ya se han visto afectadas. Es el último obstáculo, en lo que a núcleo urbano se refiere, en la trayectoria del magma hacia el mar, al que llegaría sobre las 20.00 horas de este miércoles si mantiene la misma velocidad. Además, el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) ha detectado en las últimas horas un incremento de la actividad de las bocas del volcán que hacen que entre en otra fase más explosiva, aunque no necesariamente más peligrosa. En concreto, la lava sale a la superficie por cuatro bocas principales y se divide en dos coladas, una de las cuales ha aumentado exponencialmente su poder de destrucción. El frente de lava alcanza ya alturas en algunos puntos de 12 metros y ha crecido un 50% en apenas 12 horas, arrasando unas 154 hectáreas. Los expertos calculan que la situación se prolongará una media de 55 días, lo que hace prever que el volcán podría seguir expulsando lava al menos hasta noviembre.

El último mapa facilitado por Copernicus muestra la situación a las 8.14 horas de este martes, 21 de septiembre. Si se compara con el anterior, de las 19.50 del día 20, se observa que el área afectada ha crecido de 103 a 154 hectáreas. El comité director del Plan Especial de Protección frente a Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca) cifró este martes por la noche en 185 los inmuebles dañados o destruidos por las coladas, de los que 65 eran viviendas, pero los edificios afectados ascenderían ahora hasta 320.

Mientras tanto, los científicos siguen tratando de averiguar el tiempo que tardará el volcán en dejar de estar en erupción, que, según el Involcan, podría oscilar entre 24 y 84 días, con una media de 55 días, o lo que es lo mismo, podría seguir expulsando lava al menos hasta noviembre o incluso llegar a diciembre.

El dato lo han obtenido analizando las erupciones históricas ocurridas en la isla de La Palma desde la última, que tuvo lugar en Teneguía en 1971 y duró 24 días, a la más larga, en Tehuya, en 1585, que se prolongó durante 84 días.

El comité científico que asesora al gabinete de crisis ha calculado en 200 metros por hora la velocidad con la que avanza la lava en su camino hacia el mar y además estima que la deformación del suelo en la zona próxima a la erupción asciende a los 28 centímetros.

Respecto al dispositivo que trabaja por turnos en las labores de ayuda, está formado por 743 efectivos de seguridad y emergencias de las distintas administraciones.

A ellos se suman decenas de científicos y expertos que a diario toman de muestras de ceniza, lava y gases y realizan inspecciones de campo y observaciones mediante drones para comprobar la evolución de la actividad del volcán y tratar de averiguar cuanto tiempo se prolongará esta catástrofe.

Liberación de gases tóxicos

Con la cifra de vecinos evacuados de sus casas superando ya las 6.500 personas, nadie se atreve a decir cuándo romperán las coladas del volcán sobre el mar. Pero los expertos y los responsables públicos coinciden en que acabará sucediendo y, por eso, se han extremado las precauciones, porque lo previsible es que, cuando la lava a 1.000 grados de temperatura entre en contacto con el agua salada, libere gases tóxicos y se produzcan explosiones.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha remarcado que ese momento será "crítico", y ha recordado el precedente de la erupción del Teneguía, en 1971, cuando una persona murió por la inhalación de los gases despedidos del choque de la lava y el mar.

El director técnico del Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, ha detallado que la lava discurre por dos lenguas, una de las cuales, la situada al suroeste, en Las Manchas, tiene "un movimiento mínimo", apenas unos dos metros por hora, y en el comité científico "dudan" de que se vaya a reactivar.

La otra es la que avanza ladera abajo y que ya ha entrado en Todoque, alimentada, además, por la nueva boca (la novena) que se abrió en la noche de este lunes (la novena) y obligó al desalojo de los vecinos de Tacande, en El Paso.

Morcuende ha explicado que el magma que sale de esta nueva boca es más fluido y encuentra "menos dificultades para moverse" porque lo hace sobre la colada proveniente del cono principal.

La lava llega a Todoque

El presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Hernández Zapata, ha subrayado que "no hay posibilidad de parar" la colada de lava que acaba de entrar en Todoque, aunque los bomberos trabajan con maquinaria pesada para intentar desviar la lava de su dirección a las viviendas.

"Avanza con lentitud, pero inexorablemente. No hay posibilidad de pararlo. Es una situación en la que poco o nada podemos hacer", ha señalado Hernández Zapata, tras acompañar al presidente de su partido, Pablo Casado (PP), en una visita a las zonas afectadas.

El Cabildo de La Palma y el Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane han organizado desde hace horas desplazamientos rápidos de los vecinos de Todoque (1.310 habitantes) a sus casas para recoger sus últimas pertenencias, porque el avance de la lava, muy lento, daba cierto margen de tiempo para hacerlo.

Hernández Zapata ha detallado, además, que el Consejo Insultar de Aguas busca como ofrecer soluciones a agricultores que "podrán tener problemas una vez se corte el suministro de agua".

RELACIONADO