La lava cubre más de 100 hectáreas y destruye cerca de 200 casas

A todas las viviendas que ha destruido la lava, hay que sumar las infraestructuras como piscinas o canchas de tenis afectadas

La lava lanzada por la erupción volcánica que comenzó el domingo en la isla canaria de La Palma cubre 103 hectáreas de terreno y ha destruido 183 viviendas y otros inmuebles. El primer cálculo lo ha realizado el programa de emergencias por satélite de la Unión Europea Copernicus, que ha publicado una imagen tomada por el satélite Sentinel 2 y que refleja la situación a las 19:50 horas de este lunes. Ese mismo programa había determinado que eran 166 las casas destruidas, pero en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz del Ejecutivo Isabel Rodríguez ha subrayado que ya son 183 las viviendas destruidas y 200 las infraestructuras como "piscinas o canchas de tenis" afectadas por esta catástrofe, sin que haya que lamentar por el momento daños personales.

Los técnicos del Plan de Prevención de Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca) habían calculado que la lava había destruido un centenar de viviendas pero no habían podido precisar el número ya que se trata, en muchas ocasiones, de viviendas diseminadas.

La erupción volcánica comenzó el pasado domingo con dos fisuras separadas unos 200 metros pero este lunes por la noche surgió una nueva boca eruptiva en las cercanías del pueblo de Tacande, en El Paso, lo que ha obligado a ampliar las evacuaciones, informa el 112. Hasta ahora, las personas evacuadas de sus viviendas son unas 6.000.

Según la información que ha recibido el Pevolca, la nueva boca del volcán se ha abierto a unos 900 metros de la principal, por lo que se ha pedido a la población que se aleje también de ese lugar.

En la tarde de este lunes, el movimiento de lava se había ralentizado, por lo que no alcanzó el mar como estaba previsto.

Esta reducción del movimiento lávico se vio acompañada de una disminución del tremor pero los técnicos han advertido que no significa una reducción de la actividad eruptiva, especialmente si se tiene en cuenta que se está al inicio del evento volcánico.

La apertura de una nueva boca de la erupción estuvo acompañada de un movimiento sísmico de 3,8 localizado en Tazacorte a una profundidad cero.

Ante la aparición de esta nueva boca eruptiva, el Cabildo de La Palma ha determinado el cierre de varias carreteras (LP 211 Todoque; LP-212 Tacande; LP-213 Puerto Naos; LP-215 Tazacorte-La Laguna; LP 2 a la altura de Tajuya y restricciones en la LP-3 La Cumbre).

Por su parte, la ministra portavoz ha explicado también que el tráfico aéreo permanece abierto en la isla de La Palma y funciona con normalidad y ha aconsejado hacer "un ejercicio de responsabilidad", actuar con la "máxima prudencia" y no acercarse a menos de dos kilómetros del centro emisor "para evitar el impacto de los gases".