Las evacuaciones ascienden a 6.000 tras aparecer una nueva boca del volcán y la lava se acerca al mar

La lava no ha llegado al agua de madrugada como se preveía y se cree que lo hará esta mañana, elevando el riesgo de gases tóxicos

La lava del Cumbre Vieja en La Palma avanza hacia el mar, con más lentitud de la prevista, tras dejar un rastro de destrucción en la zona afectada por la erupción del volcán, aunque sin que haya que lamentar daños personales. Más de 160 casas han sido engullidas por la manga de lava y cerca de 6.000 personas han sido evacuadas, tras la aparición de una novena boca del volcán tras un seísmo de unos 3,8 grados. En total, por la noche se han registrado tres pequeños terremotos. A pesar de ello, el movimiento lávico en la erupción volcánica se ha ralentizado en las últimas horas, por lo que finalmente no ha llegado al mar durante esta madrugada como en un principio se había señalado y se prevé que llegue al agua a lo largo de la mañana, tras lo cuál se elevará el riesgo por gases tóxicos. Con un frente de lava que alcanza una altura de seis metros, se prohíbe la navegación en la zona donde se prevé que desemboque y se mantiene un radio de exclusión de dos kilómetros en torno a los centros de emisión del volcán. Ante esta situación, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mantiene su estancia en la isla hasta este martes por la noche para seguir de cerca las labores de los servicios de emergencia y la evolución del volcán.

El volcán cuenta ahora con una nueva boca eruptiva en las cercanías del pueblo de Tacande, en El Paso, lo que ha obligado a ampliar las evacuaciones, informa el 112. Según la información que ha recibido el Comité Director del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por riesgo volcánico (Pevolca), la nueva boca del volcán se ha abierto a unos 900 metros de la principal, por lo que se ha pedido a la población que se aleje también de ese lugar.

De esta forma, los evacuados de sus viviendas ascienden a 6.000, ya sea por su cercanía a la zona de erupción o por encontrarse sus propiedades en el camino que previsiblemente seguirá la lava.

El Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) calcula que el volcán emite entre 7.997 y 10.665 toneladas diarias de dióxido de azufre (SO2) a la atmósfera, un dato que consideran fundamental para poder calcular la fecha final de la erupción

Por su parte un buque del Instituto Español de Oceanografía (IEO) viaja ya hacia la isla de La Palma para reforzar los equipos de investigación que trabajan en la zona y estudiar los posibles efectos de la colada al mar.

Los efectos de la lava han afectado por ahora a entre 300 y 400 explotaciones agrícolas, especialmente de plátano, y han llevado al Gobierno canario a anunciar la concesión de 1,1 millones de euros en subvenciones para ayudar a paliar los daños.

Entretanto continúan llegando a La Palma refuerzos para ayudar en las tareas de evacuación y en la extinción de los incendios que ocasione la erupción del volcán, entre ellos tres nuevos hidroaviones forestales desplazados este martes por el Ejército del Aire y miembros de cuerpos de bomberos forestales y urbanos.

Además, la Unidad Militar de Emergencias (UME) podría enviar este miércoles más efectivos a la isla, después de que ayer lunes se desplegaran en La Palma 60 miembros del Segundo Batallón con sede en la base de Sevilla, que elevaron el contingente de ayuda a 180 efectivos y 57 vehículos.

"Sigue siendo muy peligroso"

El presidente insular, Ángel Víctor Torres, ha pedido a la ciudadanía que no se acerque a los puntos previstos por donde pueda desembocar la lava por los peligros para la salud que puede suponer y ha recordado que el único fallecido por el volcán del Teneguía se produjo precisamente cuando el magma llegó al océano y por inhalación de sustancias tóxicas. "No hay ningún daño personal y pido que siga siendo así. Sigue siendo muy peligroso", remarcó el presidente en declaraciones a la Televisión Canaria.

Por otra parte, Torres reconoció que los "daños van a ser muy cuantiosos", pero quiso esperar a tener una "relación exhaustiva y clara de lo afectado". Luego, dijo, tomarán "todas las decisiones". El avance del magma "sigue intenso" y "se prevé una disminución de la sismicidad", aunque falta aún información para ratificarla, detalló. Así, remarcó que las administraciones pondrán todo lo necesario para responder en lo económico a lo ocurrido e indicó que este martes tendrá una reunión con la comisaria europea.

Los técnicos han explicado que la lava sigue bajando a la altura del núcleo de Todoque rellenando espacios y en algunos puntos se desborda pero a una velocidad menor de la prevista, por lo que no llegará a la costa hasta este martes por la mañana. 

Mientras, el Pevolca intensifica el dispositivo ante la previsible llegada al mar de la lava que emana del nuevo volcán de La Palma, ante la posibilidad de que genere explosiones y emisiones de gases nocivos.

Capitanía Marítima ya ha establecido un perímetro de exclusión por mar desde el sur por la Punta del Pozo (Puerto Naos) hasta el norte por la playa de Las Viñas (Tazacorte) y la paralela a la costa a media milla náutica del litoral, mientras que por tierra las fuerzas de seguridad impedirán el acceso.

Se mantiene además activa la alerta por incendios forestales, para lo que están movilizados tanto bomberos como brigadas forestales de diferentes administraciones y la UME, acompañando la colada y controlando el perímetro.

El comité científico del Pevolca sigue recomendando un radio de exclusión de dos kilómetros en torno a los centros de emisión para minimizar el riesgo de impacto de piroclastos y la exposición a gases tóxicos. También recuerda a los ciudadanos que no deben acercarse a las coladas de lava por el riesgo de exponerse a los gases emitidos, posibles desprendimientos y altas temperaturas.

Reconstrucción de las casas

El Gobierno de Canarias está trabajado ya en un borrador de decreto ley para poder recalificar los terrenos necesarios y resituar "con urgencia e inmediatez" las casas o instalaciones que se han visto afectadas por la erupción volcánica iniciada el domingo en la isla de La Palma.

Así lo ha anunciado en rueda de prensa el presidente de Canarias tras una reunión técnica del Pevolca, y en la que ha comparecido junto a Pedro Sánchez y el presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Hernández Zapata.

La comparecencia se ha producido, también, tras haber visitado el centro de acogida de afectados por la erupción volcánica, ubicado en el Acuertalamiento de El Fuerte y atendido por Cruz Roja, donde han podido conocer de primera mano la situación por la que atraviesan muchos vecinos de la isla y muchos dependientes que han tenido que ser desalojados de sus viviendas tras la erupción.

En su intervención, Ángel Víctor Torres ha dicho que lo más importante en estos momentos es "cuidar la seguridad" y que se arbitren "todos los mecanismos y las ayudas" por parte de las administraciones públicas. Por ello, desde el Gobierno canario ya se está trabajando, "con urgencia", en dicho borrador de decreto ley porque "va a haber daños importantes en las viviendas y en las propiedades de los vecinos, que se han visto afectados por la llegada de las coladas".

Se trata, han explicado desde el Ejecutivo, de encontrar terrenos seguros cercanos a las viviendas, empresas o fincas afectadas por la lava y donde el espacio permita ofrecer una superficie similar a la perdida como consecuencia de este fenómeno.

Por otro lado, Torres destacó de que hasta el momento no se ha tenido que atender a ninguna persona por problemas de salud vinculados con el volcán y tampoco hay que lamentar ninguna pérdida humana ni daños personales. El presidente indicó, también, que el volcán "sigue activo y lo va a seguir estando en los próximos días", y añadió que la colada camina hacia el mar.

Ángel Víctor Torres ha hecho hincapié en que es "absolutamente imprescindible" extremar todas las medidas de seguridad porque "estamos ante unas circunstancias tremendamente peligrosas" que están afectando de manera "muy grave" a la isla de La Palma, en concreto, a terrenos, zonas agrícolas, viviendas, etcétera.

El presidente del Cabildo de La Palma ha incidido en el trabajo conjunto de todas las administraciones implicadas en esta erupción, "que vamos, entre todos, a estar lo más cerca posible de nuestros vecinos en estos momentos tan difíciles, y que tenemos que hacer un compromiso de dar ayudas y facilidades para que las personas puedan rehacer su vida".

Mariano H. Zapata ha querido dejar claro que La Palma es "una isla segura", tal y como "ha quedado demostrado gracias a la ciencia 'marca española', que ha podido anticipar un evento de esta naturaleza con una semana de antelación, que es lo que ha posibilitado que no haya que lamentar la pérdida de vidas humanas".

RELACIONADO