El precio de la luz

Los precios del CO2 y del gas disparan los precios de la electricidad en toda Europa

Portugal, Francia o Italia notan una subida en el precio mayorista pero aplican fórmulas diferentes a España

precio de la luz

Los altos precios del gas en los mercados internacionales y el encarecimiento de los derechos de emisión de CO2 están provocando que en los últimos meses el precio de la electricidad en los mercados mayoristas marquen a diario unos niveles inusualmente altos no solo en España, donde semana tras semana se registran máximos históricos, sino en toda Europa.

Sin embargo, y pese a que los precios de la electricidad en los países del entorno de España también se sitúan en valores que superan diariamente los 130 euros el megavatio hora (MWh), no todos los consumidores notan de la misma manera las oscilaciones de los mercado mayoristas.

Mientras que en España el precio diario de la luz que pagan los clientes acogidos a la tarifa regulada o PVPC (casi 11 millones de consumidores) depende del mercado mayorista, países como Portugal o Francia fijan las tarifas del mercado una o dos veces al año, por lo que los consumidores no sufren diariamente las variaciones de los precios.

Detrás de esta escalada de precios se encuentran tanto el encarecimiento del gas en los mercados internacionales, que cada vez se acerca más a los 70 euros/MWh cuando hace un año costaba casi cinco veces menos, como de los derechos de emisión de CO2, que duplican el precio de hace un año.

Pero aunque existan diferencias en el funcionamiento de la factura de la luz de cada país, los precios de la electricidad son igual de elevados, provocando que el megavatio hora se pague hoy en España a 159,37 euros (mismo precio que en Portugal al compartir mercado), seguido de Italia (156,69 euros), Francia (139,67 euros) y Alemania (133,76 euros), y solo por detrás de Reino Unido, donde se alcanzan las 150,22 libras (unos 176 euros).

En España, como viene siendo habitual, esta semana se volvieron a registrar dos nuevos máximos históricos en el mercado mayorista, quedando el récord fijado en los 188,18 euros/MWh del pasado jueves, y se sitúa de media en lo que va de septiembre en 147,57 euros/MWh, 40 euros por encima de los casi 106 euros/MWh con los que se cerró el mes de agosto, el más caro de la historia hasta la fecha.

Portugal y Francia fijan el precio con antelación

En el país vecino de Portugal, que comparte mercado con España, los récords del precio de la electricidad no se han reflejado en el recibo de la luz de los consumidores de forma tan expresiva porque las tarifas reguladas no están directamente ligadas al mercado mayorista, sino que las establece anualmente la Entidad Reguladora de los Servicios Energéticos (ERSE).

Aún así, la gran mayoría de los clientes (85 %) están en el mercado libre, por lo que sus tarifas las fijan directamente las comercializadoras, y el Gobierno ya ha asegurado que tiene herramientas para hacer frente a esta situación, por lo que las subidas de tarifa en 2022 serán "marginales".

En Francia, la Comisión de Regulación de la Energía, un organismo independiente, fija las tarifas que EDF (y los otros operadores históricos) tienen que ofrecer a los clientes particulares que están en el mercado regulado, y que se actualizan dos veces al año, el 1 de febrero y el 1 de agosto.

Los precios del mercado mayorista solo influyen en un tercio de la factura final, ya que otro tercio es para cubrir el coste de las redes y un último tercio son impuestos, mientras que los operadores alternativos pueden hacer ofertas a precios fijos o variables.

Además, gracias a los reactores nucleares de EDF que generan el 80 % de la electricidad, el país galo ofrece los precios más baratos de Europa, permitiendo a los competidores de EDF comprar parte de su producción nuclear a una tarifa que se le impone, y que actualmente es de 42 euros/MWh, muy por debajo del precio actual del mercado.

Reino Unido, en los 3.000 euros/MWh

Por su parte, en el Reino Unido el precio de la electricidad en el mercado mayorista alcanzó su máximo de esta semana en 2.500,01 libras por MWh (unos 2.930 euros), debido al encarecimiento del gas, la falta de viento en Irlanda y un incendio que provocó el cierre de un cable de alto voltaje que importa energía de Francia.

Pese a que en el Reino Unido cada eléctrica fija su propia tarifa de electricidad, desde 2019 el Gobierno británico limita el recibo de la luz que pagan los 15 millones de usuarios abonados a tarifas variables o predeterminadas -normalmente, las más costosas- según un máximo que el regulador Ofgem acuerda dos veces al año y supone un 40 % del total de la factura.

Ante la situación actual, Ofgem anunció para octubre una subida de 139 libras (unos 163 euros) del precio límite tarifario, un incremento que, según el regulador, los clientes pueden evitar contratando una tarifa fija o negociando con su proveedor.

Italia prepara medidas

En Italia, el recibo de la luz en el mercado mayorista, al que están sujetos el 42,7 % de los clientes domésticos, se está viendo afectado por los altos precios de la electricidad, que en lo que va de septiembre se sitúa de media en 143,21 euros/MWh.

La Autoridad de Energía, Redes y Medio Ambiente del país (Arera), un organismo independiente que actualiza trimestralmente las condiciones económicas de referencia para clientes del mercado mayorista, ya ha advertido de que entre julio y septiembre las familias van a pagar un 9,9 % más interanual por la electricidad.

Por ello, el Gobierno italiano estudia acciones para paliar este impacto que pasarían por la eliminación temporal del IVA (actualmente del 10 %), un nuevo recorte de los cargos del sistema hasta diciembre o una reforma más a largo plazo que extraiga estos gastos del recibo y los incluya como gravámenes a las rentas, para que sean impuestos progresivos.

En Alemania, que cuenta con los precios más caros de electricidad según datos de Eurostat de 2020, la fijación del precio de la electricidad para los clientes finales (particulares y empresas) es responsabilidad de la respectiva empresa de suministro, que lo establece de manera independiente, y el cliente final tiene libertad de elección con respecto a su empresa de suministro eléctrico y puede cambiar de proveedor.

En los últimos veinte años el precio del kilowatio hora se ha duplicado para el consumidor medio, y durante la últimos días se están alcanzando récords, con 200,88 euros/MWh alcanzados en subasta el 13 de septiembre.

RELACIONADO