Acuerdo AUKUS

Japón celebra el acuerdo de Defensa firmado por EEUU, Reino Unido y Australia

El acuerdo, anunciado el miércoles, refuerza la cooperación en el desarrollo e implementación de tecnologías avanzadas orientadas a defensa de la región Indo-Pacífico

Japón dio la bienvenida este viernes al histórico pacto de Defensa firmado entre Estados Unidos, Reino Unido y Australia, conocido como AUKUS, que incluirá la provisión de submarinos nucleares para la flota del país oceánico.

"Acogemos con sumo agrado la cooperación entre EE.UU., el Reino Unido y Australia y el establecimiento de AUKUS para fortalecer el compromiso con la región" del Indo-Pacífico, dijo hoy el ministro japonés de Asuntos Exteriores, Toshimitsu Motegi, en una rueda de prensa en el primer pronunciamiento oficial del país sobre el pacto.

El diplomático japonés también dio la bienvenida al aumento de la presencia de países europeos como el Reino Unido y Francia en la región, citando su participación en maniobras conjuntas y atraques de navíos militares recientes en Japón.

Motegi se refirió a esto y al acuerdo tras mantener a primera hora del día una conversación telefónica con su homóloga australiana, Marise Payne, en la que lo puso al día sobre el pacto.

El acuerdo, anunciado el miércoles, refuerza la cooperación en el desarrollo e implementación de tecnologías avanzadas orientadas a defensa, como inteligencia artificial, sistemas submarinos y vigilancia de larga distancia, y busca plantar cara a China ante el aumento de sus actividades militares en la región del Indo-Pacífico.

El anuncio sobre el acuerdo AUKUS se produjo una semana antes de que el próximo día 24 se celebre en EE.UU. una cumbre del "quad" (alianza formada por EE.UU., Australia, la India y Japón), precisamente por la pujanza de China, en la que Motegi dijo que esperan "fortalecer su colaboración".

Este nuevo avance en la cooperación en materia de Defensa ha generado malestar en Pekín, que lo ha tildado como una amenaza para la estabilidad de la región y señalado que socava los esfuerzos internacionales por la no proliferación nuclear.

El acuerdo tampoco ha sentado bien en París, que se ve perjudicada por un contrato fallido de venta de submarinos, que serán ahora sustituidos por otro modelo nuclear estadounidense.