Literatura

Fallece el dramaturgo y escritor radical abertzale Alfonso Sastre a los 95 años

Sastre, nacido el 20 de febrero de 1926 en Madrid, estaba considerado uno de los principales exponentes de la denominada Generación del 50

El escritor, dramaturgo y guionista Alfonso Sastre, galardonado con el Premio Nacional de Teatro en 1985, ha muerto hoy a los 95 años de edad en Hondarribia, localidad guipuzcoana en la que residía.

Sastre, nacido el 20 de febrero de 1926 en Madrid, estaba considerado uno de los principales exponentes de la denominada "Generación del 50" y durante su larga trayectoria intelectual se caracterizó por su compromiso político, primero contra la dictadura franquista y después en favor de la izquierda abertzale.

Su fallecimiento ha sido difundido a través de las redes sociales por Abotsanitz, partido extinguido de Sortu surgido en 2014 en Hondarribia, con el que colaboró el dramaturgo.

Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense, Sastre tuvo su primer gran éxito teatral con "Escuadra hacia la muerte", un drama en dos actos estrenado en 1953 y prohibido a la tercera representación, al que siguió "La Mordaza" (1954) y bastante después, en el género del ensayo, "Anatomía del realismo" (1965) y el relato "Flores rojas para Miguel Servet" (1967).

Militante del Partido Comunista de España durante el franquismo, fue distinguido con premios como los Nacionales de Teatro (1985), por "La taberna fantástica", y de Literatura (1993), por "Jenofa Juncal" o el Max honorífico de la SGAE (2003).

En septiembre de 1974 su esposa, la escritora Genoveva "Eva" Forest, fue detenida por presunta colaboración con un grupo de apoyo a ETA y, un mes más tarde, el propio Sastre, al presentarse en el Gobierno Militar, fue detenido acusado de terrorismo.

Tras quedar en libertad bajo fianza, en junio de 1975, y salir también de prisión su mujer pocos meses después, se fue a vivir a Burdeos pero, al ser expulsado de Francia en febrero de 1977, regresó de nuevo a España. Entonces se afincó en el País Vasco, en la localidad de Hondarribia, donde ha vivido hasta su muerte.

Fue procesado por un presunto delito de injurias y ofensas a las Fuerzas Armadas por un texto que publicó en abril del 77 en las "Cartas al director" del diario "El País", si bien finalmente no ingresó en prisión otra vez porque quedó en libertad provisional.

En 2004, intervino en la campaña por el "No a la Constitución Europea" y, un año después, testificó por videoconferencia ante la Audiencia Nacional por el "caso Egin".

Diez años después del cierre de este rotativo vasco, en 2008, escribió el artículo "Conmemoración de una tropelía" y, en 2009, un Alfonso Sastre octogenario encabezó la controvertida lista electoral al Parlamento Europeo Iniciativa Internacionalista-Solidaridad entre los Pueblos (IISP), que se quedó sin representación pero para la que pidió el voto el dirigente de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi.

Aquella candidatura fue impugnada por la Abogacía del Estado ante el Tribunal Supremo, que vio indicios de conexión con ETA, pero el Constitucional la rehabilitó por considerar que no estaba suficientemente probada esa vinculación.

La polémica rodeó de nuevo al escritor con la publicación en junio de 2009 en el diario "Gara" de un artículo que escribió el día del asesinato del inspector de Policía Eduardo Puelles y donde consideraba los atentados como una especie de mal colateral del "conflicto político" vasco, además de "predecir" más violencia si no se producía una negociación política con ETA.

Tras conocerse su fallecimiento, la Sociedad General de Autores (SGAE) ha despedido, en un mensaje en las redes sociales, a "un revolucionario del teatro" de "inquebrantable compromiso político".

De "autor clave" de la escena teatral de la posguerra le ha calificado el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), que ha destacado en Twitter que Sastre "sufrió la censura franquista y convirtió sus creaciones (y su vida) en una reivindicación de la libertad y el compromiso político".