Alerta en La Palma ante el temor a una posible erupción volcánica

La isla está en 'semáforo amarillo' de alerta volcánica tras los miles de pequeños terremotos de los últimos días, que irán a más

El presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Hernández Zapata, ha avanzado este miércoles que la isla sigue en 'semáforo amarillo' de alerta volcánica aunque no se descarta una "evolución rápida a corto plazo" del proceso de intrusión magmática que se inició el pasado fin de semana en la zona de Cumbre Vieja. En declaraciones a los periodistas tras la reunión del comité científico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), ha comentado que la intensidad del fenómeno sísmico "ha ido creciendo" en las últimas horas, con terremotos sentidos por la población (más de 4.000 desde el sábado), y es esperable que haya más terremotos "y de más intensidad". De hecho, los expertos no descartan que se produzca una erupción volcánica en superficie en los próximos días o semanas, aunque no todas las inyecciones de material magmático, como está ocurriendo en La Palma, tienen que acabar en erupción en superficie, y de hecho la mayoría no la alcanza, tal y como asegura la directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias, María José Blanco. Sobre la población pesa el recuerdo del volcán de Teneguía, que erupcionó en La Palma en 1971 y provocó dos muertos.

El presidente palmero ha pedido "máxima atención y máxima colaboración" a los vecinos, sobre todo los de los municipios afectados -Llanos de Aridane, El Paso, Mazo, Fuencaliente y Tazacorte- y que "estén atentos" a los medios oficiales por si hay que modificar la alerta.

Hernández Zapata ha agradecido la "implicación" de todos los científicos, la consejera de Seguridad, Nieves Arroyo, los funcionarios de la corporación y los cuerpos y fuerzas de seguridad de la isla y ha apelado a "estar preparados para lo que pueda suceder".

Ha dicho que los "antepasados" palmeros ya tuvieron que "convivir" con los volcanes y La Palma es una isla volcánica por lo que una erupción "es una de las opciones que se pueden dar".

La Red Geodesica Canaria, operada por el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) ha registrado en los últimos días una significativa deformación del terreno de origen volcánico a raíz del incremento de la actividad sísmica en el volcán de Cumbre Vieja.

Esta deformación se puede interpretar como el efecto de la presurización de un pequeño reservorio magmático, localizado en el interior de Cumbre Vieja en la misma zona donde se está localizando la mayoría de los terremotos del reciente enjambre.

Esta observación confirma que la fuente de este enjambre, que empezó el pasado sábado 11 de septiembre, tiene un origen magmático y está relacionado con la intrusión de un pequeño volumen de magma en el interior del volcán de Cumbre Vieja.

Involcan continuará informado sobre la evolución de este nuevo enjambre sísmico y recuerda que no se puede descartar que se intensifique la sismicidad sentida en los próximos días, dependiendo de la evolución de la actividad.

El Instituto Volcánico ha localizado en los últimos días más de más de 4.200 pequeños terremotos, cuyos hipocentros se encuentran bajo el volcán de Cumbre Vieja a profundidades de entre nueve y doce kilómetros. La magnitud máxima de varios de ellos ha sido de más de 3 en la escala Richter.

Todo eso ha supuesto una deformación del terreno que está provocando una "migración" de la sismicidad hacia el oeste de La Palma.

Involcan recuerda que en el último decenio el volcán de Cumbre Vieja ha experimentado diez enjambres sísmicos, incluido el que se inició este pasado sábado: uno en 2017, uno en 2018, cinco en 2020 y tres en lo que va de 2021.

La diferencia con respecto a eventos anteriores es que los movimientos sísmicos son más superficiales respecto a los anteriores, cuando la profundidad oscilaba entre los 20 y los 30 kilómetros. Ahora oscilan entre los siete y los diez.