Países Bajos hace obligatorio el 'pasaporte COVID' en hostelería y elimina la distancia social

Con estas medidas, los restaurantes y recintos deportivos, entre otros lugares, podrán funcionar al máximo de su capacidad

El primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, ha anunciado este martes que desde el próximo 25 de septiembre será obligatorio el 'pasaporte COVID' para poder acceder a la hostelería y eventos, mientras se eliminará la distancia social de 1,5 metros, una medida contra la pandemia vigente en el país desde hace 18 meses.

En concreto, el certificado, que debe demostrar la vacunación contra la COVID-19, un test negativo o haber superado la enfermedad, será necesario para los restaurantes, así como eventos deportivos y actividades culturales, según recoge el periódico local 'Algemeen Dagblad'.

Al mismo tiempo, el fin de la distancia social permitirá ampliar los aforos en recintos para conciertos o teatros, así como en la hostelería o recintos deportivos, que pueden funcionar al máximo de su capacidad. En la hostelería, el cierre de 00.00 a 6.00 horas se mantiene.

Si bien el Gobierno esperaba poner fin a las restricciones impuestas en el país ante la pandemia de cara a los próximos meses, de momento ha apostado por esta relajación de las medidas ya que quiere actuar con cautela.

"Las incertidumbres hacia el otoño son demasiado grandes", ha advertido Rutte, que ha defendido el 'pasaporte COVID', que será obligatorio al menos hasta noviembre, cuando se revisará la medida.

El sector de la hostelería ha recibido con recelo la noticia ya que no quiere hacer de "policía" en el acceso y, además, considera "inviables" y "demasiado caros" los controles.

Para paliar esto, los municipios recibirán dinero que se empleará en financiar las inspecciones individuales en estos locales, según recoge la agencia DPA.

Países Bajos ha vacunado hasta el momento al 63 por ciento de su población, mientras acumula más de dos millones de casos confirmados y 18.000 muertos a causa de la enfermedad.