ERC avisa a Sánchez de que si la mesa fracasa dejará de gobernar y Casado pide su dimisión por "radical"

El presidente defiende el diálogo y el líder del PP le acusa de "negociar un referéndum con quienes quieren atentar contra el PP"

La mesa de diálogo de este miércoles entre el Gobierno central y el catalán ha marcado la primera sesión de control tras la vuelta de las vacaciones en el Congreso de los Diputados con avisos y críticas por parte de los diferentes grupos del hemiciclo al diálogo abierto entre ambos Ejecutivos. El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha avisado este miércoles al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que si la mesa de diálogo sobre Cataluña fracasa no será un "fracaso del independentismo", sino que la que decepcionada será la gente de izquierda, lo que facilitará que PP y Vox "entren en Moncloa" y él deje de ser presidente. "Y nos irá mal a todos", ha apostillado. Además, el líder del PP, Pablo Casado, ha acusado a Sánchez de "radical" y de "negociar un referéndum con quienes quieren atentar contra el PP" y ha pedido su dimisión, mientras que el presidente le ha señalado por vivir en la "crispación" y ha defendido ante el líder de Vox, Santiago Abascal, "el diálogo y la negociación" en Cataluña. Todo ello, a unas pocas horas de que el propio presidente y su homologo catalán, Pere Aragonès, inauguren el encuentro en el que no estarán representantes de Junts, ya el presidente catalán ha vetado a la delegación propuesta por sus socios por incluir a personas ajenas al Govern, entre ellas dos indultados: Jordi Sànchez y Jordi Turull.

Sánchez no ha comentado directamente nada relacionado con la mesa de diálogo en su respuesta a Rufián, aunque sí lo ha hecho con indirectas, y se ha limitado a responder a la cuestión que le ha hecho, que quería saber cuál es el criterio del Gobierno en la toma de decisiones de inversiones en Cataluña, especialmente tras el caso del proyecto de ampliación del Aeropuerto de Barcelona-El Prat, aparcado al menos durante cinco años por la falta de apoyo del Govern.

Sánchez ha explicado que para decidir inversiones el Gobierno tiene en cuenta tres criterios: escuchar a la ciudadanía, cumplir con la legalidad y el compromiso medioambiental del Ejecutivo.

Sobre el proyecto de ampliación del Prat, ha asegurado que es "una gran inversión necesaria para Cataluña" que además sería "buena" para Barcelona, por lo que ha instado al portavoz de ERC, formación que lidera el Govern en Cataluña, a retomarlo. "Vuelvan al acuerdo del 2 de agosto y continuemos", ha dicho.

Rufián le ha reprochado que el proyecto de ampliación del aeropuerto afectaría a la laguna de La Ricarda, espacio natural protegido por la red europea Natura 2000, por lo que contaba con el rechazo de Europa, de "la mitad del Gobierno" de Sánchez, de la alcaldesa de Barcelona y de organizaciones ecologistas por "antiecológico".

"¿Pero quién tiene la culpa de que no se haga ese plan? Lo han adivinado, los catalanes, concretamente Esquerra Republicana", ha ironizado el portavoz de ERC, que ha preguntado si en el Gobierno de Sánchez son políticos o "contratistas de Aena". Además, ha avisado de que "una inversión, un diálogo y una negociación no es un regalo, tampoco es una rendición".

"Siempre estaremos dispuestos a dialogar, hablar, negociar, pero de tú a tú, sin imposiciones", ha apuntado en referencia a la mesa de negociación.

El presidente del Gobierno ha usado también la ironía en su intervención al decir que con la ampliación del aeropuerto todos estaban divididos "salvo el Govern de la Generalitat, que estaba de acuerdo en bloque", en velada alusión al enfrentamiento que ha generado entre los socios del Ejecutivo catalán la mesa de diálogo, y ha insistido en que este proyecto tiene en cuenta la legalidad pero también la "convicción" del Gobierno sobre el cuidado al medio ambiente.

"Somos un Gobierno comprometido con la emergencia climática, pero se equivoca al estigmatizar al sector aeroportuario, tan importante en términos industriales y de empleo en nuestro país", ha declarado.

"En una democracia fuerte se dialoga"

Antes, en respuesta a Abascal, el presidente ha lamentado que Vox defienda una "triste España" en la que dialogar parezca "un atentado a la razón", y ha explicado a Abascal que "en una democracia sana y fuerte, se dialoga, pacta y negocia".

Sánchez ha subrayado que "la esencia de la democracia es dialogar y pactar" al contestar a Abascal una pregunta en el pleno parlamentario sobre su "negociación con los enemigos de España", en referencia a la mesa de diálogo con el Govern catalán.

"Qué triste España defiende usted", le ha dicho Sánchez a Abascal al constatar que aboga por "un modelo de país" en el que "no caben" quienes piensan distinto y les "descalifican" y les niegan el diálogo, y como muestra de ello ha recordado que ni siquiera él le contesta cuando le llama por teléfono.

Según ha señalado el jefe del Ejecutivo, tampoco Abascal realmente dialoga en sesiones parlamentarias de control al Gobierno, como en la que se han dirigido uno al otro la palabra, ya que, ha incidido el líder socialista, el presidente de Vox "viene aquí, suelta sus 'hits' y se acabó".

También ha lamentado que Vox haya intentado suprimir la comisión parlamentaria de igualdad "por un supuesto despilfarro", además de hacer hincapié en que el diálogo al que se niega este partido estuvo presente en la redacción de la Constitución y está presente con los agentes sociales y con las administraciones europea, autonómicas y locales.

Abascal, quien no ha hecho uso de su turno de réplica, le ha dicho previamente a Sánchez que pretende "ceder ante los enemigos de España con tal de atornillarse un minuto más en el poder", ya que en la mesa de diálogo con el Govern va a ejecutar, a su juicio, "una traición al rey y al pueblo".

"A usted no le importa que quemen comisarías o que hagan homenajes a psicópatas terroristas", ha añadido el líder de la tercera fuerza parlamentaria.

También Abascal ha acusado a Sánchez de "fantasear" sobre Vox, por inculparles de crímenes de odio con los que no están relacionados, así como silenciar los que no les interesa: "Cuando las víctimas no sirven para demonizar a Vox, ustedes callan".

Y el Gobierno lo hace, en opinión del líder de Vox, "con tal de no reconocer la estrecha relación entre la inseguridad de los españoles y la política de puertas abiertas a la inmigración".

"El presidente más radical de Europa"

Por otro lado, en un 'enfrentamiento' que ha sonado a repetido, Sánchez ha acusado a Casado de seguir crispando, después de que el jefe de los populares le haya vuelto a pedir su dimisión, esta vez por el alza récord en el precio de la luz. Pero ha sido la mesa de diálogo la que ha protagonizado el primer choque entre el jefe del Ejecutivo y el de la oposición tras el parón veraniego, cuando Casado ha acusado a Sánchez de sentarse a "negociar un referéndum con quienes jalean a los terroristas que quieren atentar contra el PP", en referencia a los CDR.

Para Casado, Sánchez es ya el "el principal problema de España" porque "además de fracasar con el COVID", ha incumplido sus cuatro objetivos, al "disparar" el paro, "electrocutar" el escudo social con la subida de la luz, degradar "todas las libertades" por el bloqueo del Consejo General del Poder Judicial e indultar a "golpistas en contra del Supremo".

"Si usted pedía dimisiones cuando la luz subía un 8 %, ¿por qué no dimite cuando sube un 200%? Conteste", ha exclamado Casado. Y también le ha dicho a Sánchez que le debería dar "vergüenza" que cuatro asociaciones judiciales hayan acudido a Europa a "denunciar que impide que en España los jueces elijan a los jueces".

A juicio del líder del PP, Sánchez "ha traicionado todas sus promesas y ha escrachado a todos los que le ayudaron a llegar a La Moncloa", y se ha convertido en "el presidente de un Gobierno fallido, el más radical de Europa" y de "la historia democrática de España".

Sánchez ha hecho uso de la ironía en su primera réplica a Casado, cuando le ha dicho que espera verle en el Congreso "durante mucho tiempo", despertando risas entre sus diputados con su alusión velada a las tensiones internas del PP.

"Me queda claro que no van a arrimar el hombro en lo que queda de legislatura, se fue con crispación, ha vuelto con crispación", ha dicho Sánchez a Casado. Y ha pedido al líder de la oposición dos cosas: cumplir con la Constitución y hablar bien de España en el extranjero.

Además, el jefe del Ejecutivo ha defendido recortar beneficios extraordinarios para abaratar la luz porque el Gobierno, ha recalcado, siempre defenderá en la crisis de la luz los intereses de los ciudadanos "por encima de cualquier interés y presión particular".

RELACIONADO