Borrell descarta una "avalancha" de millones de migrantes de Afganistán similar a la de Siria

El Alto Representante para la Política Exterior de la UE dice que tienen la "obligación" con "mucha gente" de ayudarles a salir del país

El Alto Representante para la Política Exterior de la Unión Europea y vicepresidente de la Comisión, Josep Borrell, ha señalado este miércoles que no cree que la situación en Afganistán vaya a producir una crisis de refugiados como la que sucedió en Siria en los años 2015 y 2016. "No creo que tengamos una avalancha de dos millones de personas intentando pasar las fronteras", ha opinado Borrell en declaraciones a RNE, debido a que la mayoría de la gente en Afganistán es "muy pobre", vive en zonas de "montaña" y , a su juicio, no tienen "fuerzas" para migrar.

Para Borrell, esta condición, unida a la lejanía (Afganistán está unos 5.000 km más lejos de Europa que Siria) harán que el fenómeno migratorio sea de "decenas de miles" y no de "centenares de miles" y acotado a la clase media de las ciudades que han crecido durante los 20 años en que las tropas occidentales estuvieron en el país y que además, preferirían ir, según ha apuntado, a países como Estados Unidos, Canadá y Australia y "no a Europa".

A pesar de todo, Borrell, ha insistido en que Europa tiene la "obligación moral" con "mucha gente" de ayudarles a salir del país porque han estado trabajando conjuntamente para construir un Afganistán "como quisiéramos", con respeto a los derechos humanos y a las mujeres y ese "compromiso" les puede "salir caro".

Respecto a estos colaboradores, Borrell ha pedido hablar de "exiliados" y no de "migrantes" porque salen del país para salvar su vida. "¿A los españoles que huyeron en el 39 les hubiéramos llamado migrantes?", se ha preguntado. "Pues los afganos de los que estamos hablando igual", ha zanjado.

En esta misma línea, ha apuntado que siempre ha pensado que el problema de la inmigración es el "más poderoso disolvente de la UE", porque entorno a él hay posiciones antagónicas y ha criticado que "algunos países", siempre que desde las instituciones europeas se pide acoger a afganos, reclaman tener cuidado en no hacer "efecto llamada". Sin embargo, ha reconocido que la UE no tiene la capacidad de recepción para acoger a todos los que querrían abandonar Afganistán.

Por eso, según ha señalado, la acogida se ha limitado a los colaboradores con Occidente y ha asegurado que "sobre esos" no piensa que nadie se atreva "al menos públicamente" a rechazar su llegada y decir "que se espabilen, no queremos saber nada".