Investigadores estudian el vínculo entre la COVID-19, la 'niebla mental' y la demencia

Un nuevo estudio de la Universidad de Rutgers en Estados Unidos examinará cómo el Covid-19 está afectando a las personas en una serie de áreas relacionadas con la cognición, incluida la pérdida de memoria, la "confusión mental" y la demencia, ya que aproximadamente la mitad de las personas que han sido vistas en el programa tienen problemas de confusión mental después de pasar la enfermedad.

"Muchas personas que se recuperan de COVID-19 leve o moderado notan un pensamiento lento o pérdida de memoria, y esto nos motivó a aprovechar nuestra experiencia en el estudio de problemas cognitivos relacionados con la enfermedad de Alzheimer, la esclerosis múltiple y el VIH para examinar este fenómeno", ha explicado el doctor William T. Hu, profesor asociado y jefe de neurología cognitiva en la Escuela de Medicina Rutgers Robert Wood Johnson y el Instituto de Salud, Políticas de Atención Médica e Investigación del Envejecimiento.

Hu, neurólogo cognitivo y neurocientífico líder, encabeza la caracterización del deterioro cognitivo posterior al COVID-19 leve a moderado en Rutgers. "Hemos descubierto que la neuroinflamación es un tema común en muchos trastornos cerebrales, pero no todas las neuroinflamaciones son iguales", explica.

"Desarrollamos una hoja de ruta para estudiar las proteínas y los cambios celulares involucrados en el empeoramiento, así como en el alivio, de los síntomas de la confusión mental. Además, estamos utilizando la última tecnología de secuenciación de ARN para comprender cómo las células inflamatorias 'se comportan mal' para causar disfunción de la memoria/pensamiento en un COVID prolongado".

El equipo del doctor Hu evaluará la cognición, el estado de ánimo y los patrones de sueño de cada persona para identificar las posibles causas de la confusión mental y comparar los hallazgos de la resonancia magnética cerebral con las firmas bioquímicas de la neuroinflamación.

Analizarán las células microgliales (células inmunitarias de importancia crítica en el cerebro) de individuos que han tenido COVID-19 para determinar si esas células pueden usarse para predecir la persistencia del deterioro cognitivo posterior al COVID (PCCI).

Esto permitirá a los investigadores comenzar a generar nuevas hipótesis sobre por qué estas células pueden tener disfunción en COVID-19 y PCCI, cuáles son los mecanismos inflamatorios compartidos entre PCCI y la enfermedad de Alzheimer, y si los medicamentos aprobados por la FDA pueden reutilizarse para prevenir la aparición de PCCI o mejorar sus resultados.

Leer más noticias sobre