Page une a las regiones de PP y PSOE para lograr una mejor financiación autonómica para la España despoblada

El presidente de Castilla-La Mancha quiere que las zonas con menos población tengan más peso en el reparto de fondos

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha manifestado su intención de reunirse con otras comunidades autónomas, también del PP, para tratar el tema de la financiación autonómica y que ésta recoja estrategias respecto a cuestiones como el despoblamiento. Así se ha pronunciado el presidente castellano-manchego en una rueda de prensa tras recibir en el Palacio de Fuensalida de Toledo, sede de la Presidencia regional, a la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. El presidente castellano-manchego ha apuntado que su intención es reunirse con presidentes de otras autonomías tanto del PSOE como del PP para sumar esfuerzos y adoptar una posición por la cual se puedan trasladar al presupuesto estrategias "que han dominado la política española en los últimos meses, como el despoblamiento para nivelar servicios públicos y financieros", ha defendido el titular del Gobierno castellanomanchego.

Ha dicho que le parece normal que otras comunidades, como Andalucía y Valencia, se unan para hablar de financiación per cápita, pero también hay otras regiones que entienden que el sistema tiene que tener en cuenta otros aspectos como, por ejemplo, la dispersión geográfica o el coste de los servicios públicos.

Tras admitir que estas cuestiones se han visto reflejadas en casi todos los acuerdos de financiación que ha habido en la democracia, ha dicho, no obstante, que "no pueden quedar al margen, ni mucho menos en una vía secundaria en estos momentos".

Page, por tanto, ha dicho que considera necesario "refrescar los acuerdos de Zaragoza", en referencia la reunión de trabajo que en septiembre de 2018 se produjo en la capital aragonesa entre los presidentes autonómicos de Aragón, Asturias, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia y La Rioja, para fijar una postura común con vistas a la negociación de un nuevo sistema de financiación autonómica.

En pocas palabras, Page quiere que el peso de la población tenga menos peso del que tiene ahora en el sistema de financiación.

Respecto a la reunión con la presidenta de Ciudadanos, ha dicho que le "agrada mucho este encuentro” y ha asegurado que ambos son “militantes del consenso en una sociedad que a veces no es muy proclive a ello”.

Ha reconocido la disposición de la formación naranja al “acuerdo constructivo que se ha extendido a muchos municipios de esta comunidad autónoma” y que “ha funcionado muy bien”, ha afirmado.

“Como Emiliano García-Page siempre estaré más próximo a quien quiere acordar que a quien, por sistema, rehúye todo tipo de conversación, diálogo o consenso”, ha dicho el presidente de Castilla-La Mancha al tiempo que ha recordado que ésta es la sintonía que tuvo en su día con el anterior dirigente de este partido, Albert Rivera.

García-Page ha reconocido en la figura de Inés Arrimadas, y en el partido que lidera, la valentía de defender una idea de país incluyente y de reaccionar ante las demandas del independentismo.

“Ahí estamos juntos”, y ha reiterado su agradecimiento a este partido a la hora de mantener los acuerdos territoriales.

En ese sentido, Arrimadas ha subrayado que Ciudadanos gobierna en más de 30 municipios de Castilla-La Mancha, incluidas tres capitales de provincia, de una forma muy provechosa para los ciudadanos, y ha manifestado también que en la comunidad autónoma ejerce una oposición firme, responsable y constructiva.

Arrimadas ha defendido la igualdad de oportunidades de los españoles "nazcan donde nazcan y vivan donde vivan", pero hace décadas que eso no es así porque al depender los sucesivos gobiernos de partidos nacionalistas la igualdad de oportunidades " ha quedado en segundo o tercer peldaño", ha lamentado.

Ha dicho estar orgullosa de los acuerdos de gobierno que mantiene su partido puesto que allí donde están hay estabilidad, se aprueban presupuestos y se bajan impuestos.

RELACIONADO