Los talibanes toman el aeropuerto de Kabul y declaran la "independencia" de Afganistán tras la retirada de EEUU

Tras la partida del último avión militar de EEUU, los insurgentes salieron a las calles de Kabul para mostrar su "alegría" por la retirada

Los talibanes declararon este martes desde el aeropuerto de Kabul la "completa independencia" de Afganistán, donde además prometieron formar un Gobierno islámico "inclusivo", solo horas después de la retirada total de Estados Unidos. Tras 20 años de guerra, Afganistán logró al fin "obtener su independencia de las fuerzas extranjeras", celebró en una rueda de prensa en el aeropuerto del Kabul el principal portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid.

La declaración del portavoz ocurrió solo unas horas después de que despegara, desde esa misma base aérea, el último grupo de soldados estadounidenses en el país tras casi 20 años de conflicto.

Mujahid se dirigió a sus combatientes, a quienes felicitó por sus sacrificios que han supuesto durante el último mes una victoria tras otra, con la toma primero en algo más de dos semanas de casi todo el territorio afgano, culminado el 15 de agosto con la conquista incruenta de Kabul, y ahora con la retirada total estadounidense. "Es por sus sacrificios (...) que hoy hemos logrado la independencia. Quiero felicitaros a todos y a nuestra nación por esta independencia. Esperamos que Afganistán nunca vuelva a ser ocupado y siga siendo independiente, próspero y el hogar de los afganos bajo un sistema islámico", dijo.

"Los invasores deben saber que Afganistán no es lugar para ellos, cometieron un error al venir aquí, estamos felices de que ya no estén", añadió Mujahid.

Ahora los líderes talibanes esperan anunciar pronto su nuevo Gobierno islámico "inclusivo", después de dos semanas de deliberaciones tras la toma de Kabul. Los talibanes tienen ahora el derecho de "asumir el liderazgo del país y garantizar su futuro" tras casi veinte años de yihad, señaló. "Prometemos construir un sistema que representará los valores afganos e islámicos", aseguró.

El portavoz también hizo un llamamiento a los miembros de sus fuerzas para que sean "educados y tengan un buen comportamiento" con los ciudadanos, ya que tras 20 años de guerra "la nación tiene el derecho a una vida pacífica, a respirar en calma". "Nosotros debemos ser los sirvientes de la nación, no su dinastía", remarcó.

El próximo Gobierno de los talibanes tendrá un futuro incierto en sus relaciones con la comunidad internacional, que no ha fijado una posición clara sobre el reconocimiento de su régimen, a la espera de comprobar el respeto a los derechos humanos de los islamistas.

Esta mañana, tras la retirada del último soldado estadounidense, Mujahid insistió no obstante en que los talibanes quieren en el futuro "buenas relaciones con Estados Unidos".

Disparos al aire para celebrar la salida de EEUU

Horas antes, la retirada de las tropas internacionales vino acompañada de festejos por parte del grupo fundamentalista, que salió a las calles para celebrar con disparos al aire el fin de dos décadas de ocupación.

Fuerzas especiales de los talibanes, de la conocida como unidad 313 Badri, entró en el aeropuerto de Kabul una hora después de que el último avión estadounidense abandonase la zona militar del aeródromo, tomando el control total por primera vez de la última base de Estados Unidos tras veinte años de conflicto.

"A la medianoche de Afganistán, el último grupo de soldados estadounidenses salió del aeropuerto de Kabul. Se completó así la retirada de las fuerzas estadounidenses y nuestro país y los afganos lograron su plena independencia", afirmó a Efe uno de los principales portavoces de los talibanes, Qari Yusuf Ahmadi.

Kabul y la mayoría de las principales ciudades afganas fueron testigos de masivos disparos al aire de celebración, que se prolongaron casi una hora, después de que se confirmara la salida de los últimos soldados estadounidenses de Afganistán.

Los intensos disparos crearon escenas de pánico entre la población, pero el principal portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, avisó en Twitter que la gente no tenía nada que temer, que "los sonidos de los tiroteos en Kabul son disparos de celebración para festejar la retirada de las fuerzas estadounidenses". "Los ciudadanos no deben preocuparse, estamos tratando de controlarlo", añadió Mujahid.

La oficina de comunicación de los islamistas compartió un vídeo en el que mostraba la llegada de los combatientes talibanes a la zona militar del aeropuerto de Kabul, donde se podían ver algunos helicópteros estadounidenses fuera de servicio en un gran hangar con las luces todavía encendidas.

"Se pasa una página oscura de la historia. Bajo el liderazgo del Emirato Islámico (como se autodenominan los talibanes), la nación muyahid afgana triunfó victoriosa", dijo a Efe otro portavoz insurgente, Bilal Karimi, en relación a los combatientes yihadistas.

Nueva era talibán

La retirada completa de las fuerzas extranjeras de Afganistán había sido la principal demanda de los talibanes y la condición previa en todas las negociaciones con Estados Unidos para avanzar en el proceso de paz y poner fin a dos décadas de conflicto.

Ahora se espera que la retirada de las fuerzas estadounidenses y de la OTAN permita a los talibanes acelerar las conversaciones para la formación de un nuevo gobierno en el país, que será regido por la sharía o ley islámica y que han definido como "inclusivo", representando a todos los grupos étnicos y tribus de Afganistán.

El fin de casi veinte años de guerra, tras la ocupación del país seguida de los atentados del 11-S de 2001 en Estados Unidos, comenzó a fraguarse con el histórico acuerdo de febrero de 2020 en Doha, en el que la Administración estadounidense pactó con los talibanes la retirada de las tropas en 14 meses, a cambio de que los insurgentes cortaran sus vínculos con grupos terroristas, en especial Al Qaeda.

La nueva Administración de EEUU retrasó unos meses la retirada final, que vino acompañada en mayo de una fuerte ofensiva de los talibanes que culminó el pasado 15 de agosto con la toma de Kabul, derrocando al anterior Gobierno afgano. La victoria fue culminada ahora con la salida del último soldado estadounidense de Afganistán.