Sandra Sánchez le da su segundo oro a España tras proclamarse campeona olímpica en kárate

La número 1 del ranking mundial supera a la japonesa Kiyou Shimizu, su mayor rival en los últimos años

La karateca española Sandra Sánchez ha ganado este jueves la medalla de oro en la modalidad de kata en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, en el estreno de este deporte en unos Juegos, y logra la undécima medalla para España, la segunda de oro. Sandra Sánchez, número 1 del ranking mundial y campeona del mundo, afrontó a sus 39 años su primera final olímpica en el histórico Nippon Budokan de Tokio, donde superó a su máxima rival en los últimos años, la karateca japonesa e ídolo local Kiyou Shimizu.

En la modalidad de kata cuentan las formas, no el combate, y se tienen en cuenta la fuerza, velocidad, equilibrio o potencia, además de la expresión y claridad en los movimientos. Y, en todo ello, Sandra Sánchez era, es y puede que sea la mejor.

Para la final, eligió la kata 'Chatanyara Kushanku', y le dio una puntuación de 28.06 con un 19.60 en rendimiento técnico y 8.46 en rendimiento deportivo. Superó, con ello, a la misma kata por la que optó la nipona, con la misma nota en rendimiento técnico pero inferior en el deportivo (8.28), para quedarse en 27.88 global.

En el estreno, la española es la primera medalla de oro olímpica del karate, al ser la kata femenina la primera de las pruebas en llegar a su fin.

Las dos medallas de bronce en juego en esta modalidad de kata femenina fueron para la karateka de Hong Kong Mo Sheung Grace Lau, que se fue a los 26.94 puntos por delante de la turca Dilara Bozan, y también para la italiana Viviana Bottaro, quien con 26.48 superó a la estadounidense Sakura Kokumai.

La talaverana suma esta medalla a las diez logradas previamente por la delegación española en esta cita olímpica, siendo la última la medalla de bronce en 470 de vela ganada por Jordi Xammar y Nico Rodríguez, y la segunda de oro después de la que lograron en tiro Fátima Gálvez y Alberto Fernández.

"Había que dejarse alma y corazón en el tatami"

"No me lo puedo creer, necesito ver la medalla porque son muchas emociones. Me he sentido súper bien, sabía que había que dejarse alma y corazón en el tatami y quería dejármelo y que eso marcara la diferencia", apuntó en declaraciones a RTVE.

La talaverana salió vistiendo cinturón azul, lo que le dio suerte igual que en certámenes anteriores. "Dicen que salir de azul beneficia y había ganado competiciones siendo azul", recordó la española, de 39 años y primera campeona olímpica al estrenarse el Karate en la cita de Tokyo 2020.

"Se puede sentir la energía aunque aquí no hubiera mucho público. Pero me han mandado mucha energía y se nota al saltar al tatami. Esta medalla es por todos vosotros, gracias", dedicó la española.