Nico Rodríguez y Jordi Xammar consiguen la décima medalla para España en vela

Los regatistas defendieron bien la tercera plaza en la Medal Race final y lograron emular el bronce de Joan Cardona en clase Finn

Los regatistas españoles Jordi Xammar y Nicolás Rodríguez han logrado la medalla de bronce en la categoría de 470 de vela en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, finalizando quintos en la Medal Race y defendiendo la tercera plaza en el cómputo global de regatas.

En Enoshina, sede de la vela, el catalán Jordi Xammar y el gallego Nicolás Rodríguez defendieron bien la tercera plaza a la que llegaron a esta Medal Race final y lograron emular el bronce de Joan Cardona en la clase Finn.

Los españoles firmaron una buena Medal Race, cumpliendo con lo que era necesario para retener esa tercera plaza una vez que se confirmó la imposibilidad de optar a asaltar la plata que ganaron los suecos Dahlberg y Bergstrom.

Quintos en la Medal Race, por detrás de Australia, Suecia, Nueva Zelanda y Estados Unidos, Xammar y Rodríguez llegaron a ir terceros en las dos primeras de las cinco marcas de la regata final. Y pese a ser quintos, tuvieron controlada en todo momento a la embarcación de Nueva Zelanda, la única que podía quitarles el bronce.

Para ello, los neozelandeses Snow-Hansen y Willcox debían meter dos embarcaciones de por medio a la pareja española, y tan solo McNay y Hugues, la pareja estadounidense, logró superar al catalán y al gallego, que jugaron en todo momento con el control de la situación a su favor.

En la clasificación final de 470, Xammar y Rodríguez sumaron 45 puntos, por los 41 puntos de la pareja sueca y ambas embarcaciones lejos de los 21 puntos que sumaron los australianos Belcher y Ryan, medalla de oro totalmente inalcanzable para el resto.

Es la segunda medalla olímpica para la vela en estos Juegos Olímpicos, la 21ª de la historia olímpica, y la décima en total para la delegación española en Tokyo 2020, tras las de Cardona y la plata de la palista Teresa Portela en K-1 200 del martes.

"Cuando persigues algo y no te rindes, todo es posible"

El regatista español Jordi Xammar ha celebrado la medalla de bronce conseguida en un "camino muy largo" lleno de alegrías pero también "sufrimiento" hasta poder colgarse la presea olímpica. "Ha sido muy duro, no sólo hoy, toda la campaña. Hace cuatro años estábamos los 15 del mundo y un camino cuesta arriba muy largo. No se veía el final. Pero nos íbamos a dormir creyendo que era posible. Después de todo, estar aquí hoy es muy especial. Hemos visto que cuando se persigue algo y uno no se rinde, todo es posible", aseguró Jordi Xammar en TVE tras lograr la medalla.

El catalán quiso agradecer a todo el mundo que les ha ayudado a estar en el podio olímpico. "Lo tengo que dedicar a mis padres, en mi casa esto se ha vivido como un proyecto familiar. Venían del mundo del deporte, no querían que yo compitiera, y por suerte no les salió bien. Pero me dieron todas las facilidades y se lo debo", reconoció.

"Esta medalla también va por nuestro país y por toda la gente que ha sufrido este año", añadió emocionado al lado de un Nico Rodríguez que también quiso destacar el trabajo hecho durante años para poder saborear este bronce.

"Los sueños se hacen realidad. Estallamos en lloros, emoción, gritos y alegría. Han sido cinco años sacrificando muchas cosas, con mucho sufrimiento también porque el camino es muy bonito pero con sufrimiento. Una cosa que tengo muy presente es que podría no estar aquí, y estoy aquí", celebró el gallego.

RELACIONADO