Los informes de ADN implican directamente a los dos primeros detenidos con el asesinato de Samuel Luiz en A Coruña

La investigación sobre la muerte del joven de 24 años sigue abierta y pendiente de determinar si hubo delito de odio

El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, ha indicado este lunes que la Policía Judicial ha entregado dos informes de ADN a la jueza que “implican directamente a los dos principales autores de los hechos” que acabaron con la vida de Samuel Luiz. Lo ha explicado Miñones tras el levantamiento del secreto de sumario, durante una comparecencia en la sede de la Delegación del Gobierno en Galicia, en la que ha informado sobre la investigación del crimen del joven de 24 años al que mataron de una paliza la madrugada del 3 de julio en A Coruña.

Además, ha precisado el delegado que la investigación policial cuenta con 36 pruebas testificales y ha contado que la agresión duró “seis minutos fatales”, pues comenzó a las 2.58 horas y finalizó a las 3.04 horas. De los seis detenidos, tres permanecen en prisión provisional, una ha sido puesta en libertad con comparecencias en el juzgado y dos menores han sido internados en un centro.

La autopsia practicada a Samuel Luiz confirma que los numerosos golpes que recibió en la agresión que sufrió en la madrugada del 3 de julio en A Coruña le provocaron un "traumatismo craneoencefálico" y la muerte, según han explicado responsables policiales en una comparecencia ante los medios de comunicación tras levantar el juzgado el secreto del sumario.

Así lo ha informado el comisario jefe de la Brigada Provincial de la Policía Judicial de la Jefatura Superior de Galicia, Pedro Agudo.

"Multitud de golpes", ha expuesto sobre Samuel Luiz y en alusión al contenido de la autopsia. También ha subrayado que Ibrahima Diack, uno de los senegalés que intentó ayudarle y que trató de protegerle con su propio cuerpo, recibió también "muchos golpes".

"La dan una paliza importante, ha expuesto sobre este último y en relación a unos hechos que, según ha explicado el delegado del Gobierno, se produjeron en "seis minutos fatales", de acuerdo con las investigaciones policiales que no apuntan a un hecho "detonante" más allá de la videollamada que Samuel y una amiga estaban realizando y que motivó que uno de los detenidos y actualmente en prisión le increpase y que, con posterioridad, le agrediesen.

La Policía Nacional mantiene abierta la investigación por el crimen  y analiza, entre otras cuestiones, si las pruebas recabadas podrían concluir en que detrás de la motivación hubo un delito de odio. Sobre esta cuestión, el delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, y ante la posibilidad de que detrás de lo sucedido hubiese una agresión homófoba, ha explicado que va a ser la jueza la que dictamine "si existe ese delito de odio".