Ray Zapata se cuelga la plata en la final de suelo de gimnasia artística

El español se lleva la plata empatado con el campeón Artem Dolgoypat que hizo un ejercicio de mayor dificultad

El gimnasta español Rayderley Zapata conquistó la medalla de plata en la final de suelo de gimnasia artística de los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, que se disputa en el Centro de Gimnasia de Ariake, otorgando así el sexto metal para la delegación nacional en la capital japonesa.

Zapata, que logró un total de 14.933 puntos, estableció la misma puntuación que el israelí Artem Dolgoypat, pero éste realizó un ejercicio de una dificultad mayor (6.6 vs 6.5), lo que determinó el oro olímpico. La medalla de bronce correspondió al chino Ruoteng Xiao (14.766).

La jornada prometía para el gimnasta de origen dominicano, cuya reciente paternidad le había dado el plus que necesitaba para asaltar el podio olímpico. Así lo reconoció Zapata antes de viajar a Tokio y finalmente ha conseguido lo que buscaba. Su intención fue impresionar pero sin olvidar que 'asegurando' es como se levantan las medallas.

Saltó a la acción en segunda posición y obtuvo la máxima puntuación tras su ejercicio. Ray no realizó el 'Zapata II' y decidió quedarse con la versión inferior, que clavó. En el resto fue a más ganando confianza en cada movimiento, sellando sus pies al tartán, y mejorando incluso en el equilibrio, cuando terminó por confirmar que era uno de los grandes candidatos a medalla.

Acto seguido a su ejercicio fue el turno del israelí Dolgoypat, cuya ejecución no fue ni mejor ni peor que la de Zapata, simplemente fue catalogada por los jueces con idénticos guarismos. Hubo dos decisiones más ajustadas y Ray no tuvo otra que encajar la nota de su rival, que pasaba a colocarse primero de forma provisional.

Dolgoypat se hizo con el primer puesto porque eligió una dificultad superior, aunque apenas fuese una décima en comparación a Zapata. Ese exiguo decimal fue el que decidió el color del metal en suelo y quien llevó a las lágrimas al español, que las cambió por sonrisas cuando confirmó que esa plata ya no se la quitaba nadie.

La espera fue tensa pues todavía restaban cuatro gimnastas, aunque pronto se cayó de la terna alguno de los contendientes. Los surcoreanos acabaron fuera del tartán y el chino Xiao estuvo espléndido pero no llegó a alcanzar a Zapata. La medalla era un hecho para el español de origen dominicano, que hace historia para la gimnasia nacional y agranda el botín en la capital nipona.

Es la sexta medalla en Tokio 2020 tras las conseguidas por Adriana Cerezo (taekwondo), David Valero (Mountain Bike), Maialen Chourraut (piragüismo eslalon), Fátima Gálvez-Alberto Fernández (tiro olímpico) y Pablo Carreño (tenis); y la octava para la gimnasia española y la quinta para la artística en la historia de los Juegos Olímpicos.

La presea de Zapata se añade al palmarés que inauguró Gervasio Deferr hace 21 años. Deferr logró tres metales entre Sidney 2000 y Pekín 2008 (doble oro y plata en suelo); así como el bronce que consiguió Patricia Moreno en el ejercio de suelo de Atenas 2004.

Para su hija Olympia

El gimnasta español Rayderley Zapata ha dedicado la medalla de plata conquistada en la final de suelo de gimnasia artística de los Juegos Olímpicos de Tokio a su hija Olympia, de dos meses, además de acordarse de todos los que le han ayudado a cumplir su sueño olímpico.

"Se la dedico a mi hija, por supuesto, va 100% para ella", indicó Zapata, de 28 años y primer gimnasta español que gana una medalla olímpica desde Gervasio Deferr en Pekín 2008; durante la competición ya había mostrado un babero con el nombre de su hija.

"Esta plata sabe superbien, sabe al pulpo a la gallega que me voy a comer con mi mujer, con mi suegra y con mi familia, sabe a la mariscada que me voy a comer con Néstor Abad, al Foster's Hollywood al que voy a invitar a Javier Hinojosa. Le he enviado todos los vídeos para ver qué ejercicio tenía menos penalización", apuntó.

Además, el hispano-dominicano se acordó también de su entrenador, Francisco Siscar. "También sabe a mi entrenador, que es muy pesado, pero más pesado soy yo. Pero ser pesado ha valido la pena. Estamos muy contentos", bromeó.