Ocon (Alpine) da la sorpresa en Hungaroring con Sainz y Alonso cuarto y quinto

El piloto francés Esteban Ocon (Alpine) dio la sorpresa y logró la primera victoria de su carrera en el Gran Premio de Hungría, undécima prueba del Mundial de Fórmula 1, por delante del alemán Sebastian Vettel (Aston Martin) y el inglés Lewis Hamilton (Mercedes), nuevo líder del campeonato tras una carrera donde Carlos Sainz (Ferrari) y Fernando Alonso (Alpine) pelearon por el podio hasta las vueltas finales.

Hungaroring, un trazado donde es difícil adelantar, dejó una cita muy entretenida, marcada tanto por su primera salida como por la segunda, algo que no dejó pasar Ocon para estrenar su palmarés, en buena parte gracias a su compañero que sujetó en una 'batalla' sensacional al siete veces campeón del mundo, frenado por el asturiano en su intento de remontada. "Creo que la victoria se la debo también a él", remarcó en la entrevista en el podio.

El francés se llevó el triunfo, pero muchos elogios fueron para su veterano compañero, que se regaló por su reciente 40 años un maravilloso duelo con Hamilton durante una decena de vueltas y un óptimo quinto puesto, justo por detrás de un Sainz que fue valiente y que coqueteó con el podio hasta que el de Stevenage se deshizo de Alonso, elegido 'Piloto del Día'.

También fue un día positivo para otro veterano como Sebastian Vettel, que tampoco dejó pasar la oportunidad para sumar su segundo podio con su nuevo equipo, mientras que el infortunio se volvió a topar con el neerlandés Max Verstappen (Red Bull), de nuevo implicado en un accidente en la salida que dañó mucho su coche y que le rezagó hasta la décima plaza e irse de vacaciones a seis puntos de Hamilton.

El último Gran Premio antes del parón de casi un mes fue entretenido. La lluvia de antes de la salida ya arrojó una incertidumbre que aumentó tras el semáforo en verde, con protagonismo negativo para Valtteri Bottas (Mercedes). Hamilton defendió bien su primera plaza, pero el finlandés no salió bien, no se pudo proteger de Verstappen y tocó por detrás a Lando Norris (McLaren), que de rebote se llevó al neerlandés, mientras que Lance Stroll (Aston Martin) hacía lo propio con el Ferrari de Charles Leclerc. El escandinavo y el canadiense fueron sancionados posteriormente con cinco puestos para Bélgica.

El incidente provocó el parón de la carrera y una nueva salida, que el todavía líder del campeonato pudo afrontar, aunque con su Red Bull seriamente dañado. Y la nueva salida dejó seguramente una de las imágenes de este Gran Premio y de la temporada. La pista se había secado y todos los pilotos decidieron entrar rápidamente para cambiar sus 'gomas', a excepción de Hamilton que se quedó solo en la parrilla.

El inglés tuvo que corregir ese error, que acabaría siendo decisivo para el devenir de la carrera porque se fue a la 'cola' y dejó vía libre a Ocon y Vettel y el resto para soñar con un domingo de gloria. Sin embargo, el siete veces campeón del mundo no se descompuso y sacó el máximo partido a su Mercedes para iniciar una de sus remontadas.

Entre los candidatos a esa victoria que parecía quedar libre sin los dos pilotos más fuertes estaban Sainz, que había firmado una sensacional primera salida, y Alonso, quinto y sexto en este reinicio por detrás de Ocon, Vettel, Nicholas Lafiti (Williams), que hizo un 'tapón' que también fue de gran ayuda al francés y al alemán, y Yuki Tsunoda (AlphaTauri).

El madrileño supo leer la carrera y con el buen ritmo de su Ferrari fue capaz de 'desobedecer' a su 'box' cuando le pidió entrar a cambiar. Su negativa le ayudó finalmente a adelantar a Lafiti y Tsunoda para afianzar sus opciones de podio, mientras que el ovetense retrasaba su entrada hasta el límite y se permitía el lujo de liderar durante unas vueltas.

Bonito duelo entre Alonso y Hamilton

La amenaza para los dos pilotos españoles era un Hamilton que 'volaba' por la pista y se acercaba hacia ellos, que no lograban recortar lo suficiente para inquietar a Ocon y Vettel, que mantenían el primer y el segundo puesto, con el tetracampeón mundial sin poder superar al francés.

La segunda entrada del Mercedes le dejó quinto justo por detrás de Sainz y Alonso, que apuraban sus opciones de podio ante la amenaza del de Stevenage. Este se situó a la estela del bicampeón mundial y fue entonces cuando se vivieron seguramente los mejores momentos, en cuanto a espectáculo, ya que el inglés tardó una decena de vueltas en poder superar al Alpine, con Alonso cerrando todas las 'puertas', aunque el español reconoció posteriormente que fue más demérito de su excompañero.

Todo el tiempo que el asturiano contuvo a Hamilton fue oro puro para Ocon y Vettel, que se aseguraron la primera y la segunda plaza, pero no para Sainz, al que el desgaste de los neumáticos y la gasolina le impidieron abrir una brecha durante esa 'batalla' entre los dos campeones del mundo.

El madrileño lo intentó, pero no pudo con el Mercedes y se le escapó el preciado podio a falta de pocas vueltas, aunque luego sí salió airoso de su lucha por la cuarta posición que le deja séptimo en la clasificación con los mismos puntos (80) que Leclerc. Alonso, con su mejor resultado, se queda duodécima con 36.