Vivas pide "auxilio" ante la situación insostenible de Ceuta con la entrada masiva

El presidente de Ceuta asegura que 2.500 personas siguen viviendo en condiciones de precariedad

El presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas (PP), ha aprovechado su presencia en la Conferencia de Presidentes para hacer una petición de "socorro y auxilio" para la ciudad autónoma que, según ha dicho, sigue viviendo "una situación insostenible" por la entrada masiva de personas de Marruecos.

Tras la reunión que se ha celebrado en Salamanca, Vivas ha manifestado a los periodistas que lo ocurrido los días 17 y 18 de mayo con la entrada de miles de marroquíes es "uno de los momentos más difíciles de la historia de Ceuta de los últimos 50 años y tiene una trascendencia enorme para Ceuta y para el conjunto de España".

Según Vivas, la ciudad "sigue viviendo una situación insostenible y el daño causado puede ser irreversible".

"Fue una situación donde los ceutíes teníamos la sensación de estar al borde del abismo, Ceuta tuvo el alma en vilo porque sorteando la frontera e instigados por las autoridades del país llegaron a la ciudad una cantidad de personas equivalente al 15% de la población ceutí", ha enfatizado.

Ha valorado que el Gobierno "hizo lo que debía y hoy lo he reconocido porque manifestó de una manera inequívoca, con la contundencia apropiada, donde debía y cuando debía, su compromiso de defender nuestra integridad territorial y nuestra soberanía".

También ha dicho que las comunidades autónomas "tuvieron un gesto de solidaridad que nunca olvidaremos y que marca el camino que debe seguir en el futuro cuando ocurren esta situaciones que afectan a un territorio pero que afectan al resto de España".

"Europa también mandó un mensaje nítido y contundente de apoyo a Ceuta, de reconocimiento a que la frontera no es solo la de Ceuta, sino la de España y la de Europa, lo cual fue determinante y decisivo para lo que se estaba viviendo", ha señalado.

Vivas ha afirmado que ha trasladado esta situación al resto de presidentes autonómicos y ha insistido en que, aunque "se consiguió evitar el desastre", Ceuta vive "una situación muy difícil porque no ha recuperado la normalidad, en la ciudad siguen unas 2.500 personas, entre adultos y menores, una buena parte de las mismas viviendo en condiciones de precariedad".

Según el presidente ceutí, el episodio vivido los días 17 y 18 de mayo "nos ha desvelado dónde tenemos las amenazas, las debilidades y dónde están las fortalezas porque Ceuta, y también Melilla, necesitan de una acción enérgica, transversal y coordinada por parte del Estado para que tengan unos niveles de calidad y prosperidad equiparables a las medidas nacionales".

Juan Jesús Vivas ha dicho que esta acción "evitaría los riesgos de fractura social y sería un mensaje claro y muy necesario para transmitir confianza y combatir la sensación de abandono. Es necesario y justo que se haga".