Enmanuel Reyes y 'Gazi' Jalidov, eliminados en los cuartos de los pesados y semipesados

Tras perder ante el cubano Julio La Cruz y el ruso Imam Khataev, respectivamente, se esfuman las medallas para el boxeo

Los boxeadores españoles Enmanuel Reyes y Gazimagomed 'Gazi' Jalidov ha caído en los cuartos de final de los pesados y semipesados del torneo olímpico de los Juegos de Tokio 2020, disputados en el Kokugikan Arena, tras perder ante el cubano Julio La Cruz y el ruso Imam Khataev, respectivamente.

Enmanuel Reyes, 'El Profeta', puso en apuros al vigente campeón olímpico de los semipesados en Río de Janeiro en 2016, Julio 'La Sombra' La Cruz, especialmente en el segundo asalto, aunque perdió a los puntos (4-1) porque los jueces les dieron por perdido el primero y el tercero.

"No entres en su juego, que quiere ralentizar la pelea", le gritó su entrenador, Rafa 'Balita' Lozano, el último medallista español en los Juegos de Sydney 2000 en el descanso tras el primer 'round' en el que 'La Sombra' trató de desquiciar al español con su 'baile' sobre el cuadrilátero.

'El Profeta' Reyes hizo caso al 'Balita', plata en Sydney 2000 y bronce en Atlanta'96, y fue mucho más incisivo con su derecha en el segundo asalto, aunque no le bastó para volver a hacer historia para el boxeo español porque volvió a perder en el tercero y definitivo 'round'.

Por su parte, el también español Gazimagomed 'Gazi' Jalidov no pudo acceder tapoco a la pelea por las medallas en la categoría del peso semipesado después de perder este viernes ante el ruso Imam Khataev por 'K.O' en el tercer asalto.

El púgil riojano se estrelló contra su rival, muy sólido durante todo el combate, que encarriló tras los dos primeros asaltos y que finiquitó en el tercero con una tremenda derecha que mandó a la lona al pupilo de Lozano.

Jalidov intentó hacer su boxeo atrevido desde el primer momento en busca de una victoria que le garantizase, al menos, la medalla de bronce, pero Khataev, que venía de dejar fuera al actual número uno de la categoría, el kazajo Bekzad Nurdauletov, enseguida se asentó más rápido.

El de Grozny cogió el centro del 'ring' y desde ahí supo controlar un combate que se tuvo que detener en varias ocasiones por una hemorragia nasal del español, cuyo buen final de primer asalto sólo le valió para tener el beneplácito de uno de los jueces.

El panorama no cambió demasiado en el segundo, pese a que Jalidov buscó ser más agresivo, lo que le hizo ser víctima del buen contragolpe de Khataev, que se llevó también con claridad ese asalto. El español tuvo que arriesgar ya del todo para intentar voltear un combate que tenía claro color ruso y una buena derecha de su rival terminó por acabar con su sueño olímpico con un diploma.