Urkullu acudirá a la Conferencia de Presidentes tras lograr un acuerdo para recaudar más impuestos

El lehendakari cierra con Sánchez la reunión este jueves de la Comisión Mixta del Concierto, que también tratará el techo de gasto

El lehendakari, Iñigo Urkullu, acudirá finalmente este viernes a la XIV Conferencia de Presidentes de Salamanca después de acordar con el Gobierno central una reunión para este jueves de la Comisión Mixta del Concierto Económico con el objetivo de que las diputaciones vascas recauden nuevos impuestos, algo que desde el Gobierno vasco ya dan por hecho. Además, la cita también servirá para hablar sobre el techo de gasto y el déficit presupuestario para el País Vasco en 2022. El que sí ha declinado ir a la cumbre es el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, mientras que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado que será la última vez que vaya a estos encuentros hasta que empiecen a "ajustarse a reglamento", lo que ha provocado que otros presidentes del PP se replanteen su presencia. Sobre la mesa de la reunión hay muchas cosas en juego, entre ellas el reparto de los fondos de la UE, el modelo de financiación autonómica y los PGE de 2022.

Urkullu ha oficializado su asistencia a la Conferencia de Presidentes tras días sin aclarar si asistiría o no a esta cita, después de participar en el acto de constitución del Centro Vasco de Inteligencia Artificial en el Parque Tecnológico de Álava. Ha explicado que ha adoptado esta decisión este mismo jueves por la mañana una vez que se ha cerrado el acuerdo para que la reunión de la Comisión Mixta del Concierto Económico, en la que tienen representación los ejecutivos central y vasco, se celebre este jueves para concertar nuevas figuras impositivas a cago de las instituciones forales.

"En un marco de relación bilateral hemos alcanzado un acuerdo para la Comisión Mixta del Concierto. Eso es el respeto a un autogobierno reconocido", ha subrayado.

El lehendakari ha apelado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para que la "interpretación de la bilateralidad" entre ambos gobiernos "sea trabajada de manera diferente" a como se ha hecho en los últimos meses, al citar cuestiones como la gestión de la pandemia, al tiempo que ha pedido a la nueva ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, que "se reactive" el "cumplimiento" del Estatuto de Gernika.

Asimismo, ha agregado que asistirá al encuentro de este viernes en Salamanca porque en él se tratarán temas importantes como la gestión de la pandemia, la vacunación y el plan de resiliencia, así como otros aspectos como el reto demográfico, en definitiva, "cuestiones que redundan en beneficio de los ciudadanos" del País Vasco.

En cuanto a la reunión de la Comisión del Concierto Económico, el consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, ha explicado que el acuerdo es "muy importante" y que ambos gobiernos venían trabajando "con discreción, pero con muchísima intensidad desde hace tiempo".

Azpiazu, tras la presentación del informe de la economía vasca en 2020, ha adelantado que el acuerdo se refiere a que las diputaciones forales vascas, competentes en materia fiscal en Euskadi, van a poder recaudar nuevos impuestos como el IVA de ventas a distancia, el Impuesto de Transacciones Financieras y el de Servicios Digitales, entre otros.

El consejero, que ha agradecido al Ministerio de Hacienda el esfuerzo para cerrar este acuerdo, ha dicho que supone un avance en materia de autogobierno.

Con la asistencia de Urkullu a la Conferencia de Presidentes se repite el episodio ocurrido el año pasado, cuando éste decidió a última hora participar en la Conferencia de Presidentes de San Millán de la Cogolla, en La Rioja, organizada para el 31 de julio tras cerrarse un acuerdo entre los Ejecutivos central y vasco sobre la senda de déficit de la Comunidad Autónoma.

Reforma del modelo de financiación autonómica

Dejando este asunto aparte, varias Comunidades Autónomas quieren aprovechar la Conferencia de Presidentes para plantear ante el jefe del Ejecutivo el debate sobre la reforma del modelo de financiación autonómica. De hecho, las autonomías están divididas en al menos dos bloques: las que defienden que se atienda al coste de la prestación de servicios por habitante y las que reivindican que sea el criterio poblacional el que prime.

A lo largo de estas semanas las autonomías han vuelto a reivindicar la reforma del modelo de financiación autonómica en medio de la polémica por la intención de Cataluña de abordar este asunto en la Mesa de Diálogo con el Gobierno. Y es que, Aragonés ya anunció su negativa a acudir a esta Conferencia pese a que se lo pidió expresamente Sánchez en la reunión que mantuvieron hace unas semanas en el Palacio de La Moncloa. A lo que sí acudirá el Gobierno catalán será a la Comisión Bilateral con el Ejecutivo central que se celebrará en Madrid el 2 de agosto, apenas tres días después de esta reunión con el resto de mandatarios autonómicos, lo que ha provocado el malestar general de las autonomías, sobre todo de las del PP.

Así, Andalucía y la Comunidad Valenciana mantuvieron hace días una reunión con la que pretenden buscar un frente común junto a Murcia y a Castilla-La Mancha para plantear una propuesta al Ministerio de Hacienda de reforma del modelo de financiación autonómica.

Del otro lado, el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha reconocido que hay contactos entre comunidades autónomas para ir con posiciones compartidas en el tema de la financiación. Al respecto, se ha referido a la Declaración de Zaragoza de septiembre de 2018, suscrita por varias autonomías con problemas de despoblación, y que es un "documento muy potente para caminar millas": "Aragón está alineado con quienes comparten nuestros problemas y no nuestra ideología".

El presidente del Gobierno anunció la celebración de este órgano de reunión con los mandatarios autonómicos, que llevaba sin convocarse desde el pasado 26 de octubre de 2020, con la intención de abordar el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y la llegada de los fondos europeos.

Las Comunidades Autónomas ya han ido avanzando a lo largo de estos días lo que plantearán a Sánchez en esta Conferencia de Presidentes, y además de abrir el debate sobre la financiación autonómica, los mandatarios defenderán sus proyectos para la recepción de estos fondos europeos. Y preguntarán sobre los próximos Presupuestos de 2022, sobre los que también se centran todas las miradas.

En este contexto, Lambán trasladará que "es la hora de las comunidades autónomas que defienden la unidad de España". "Hay quien tiene una prevención, no se si excesiva o atinada sobre que los fondos europeos pueden ir a parar al País Vasco y Cataluña que, secularmente, ha recibido más aportaciones de fondos y atención por parte del Estado. Creo que ha llegado la hora del resto de las comunidades autónomas que conforman el resto de España", subrayó hace una semana.

Otro de los puntos que se abordará será la situación epidemiológica de España y la situación de la campaña de vacunación. Así, autonomías como La Rioja, Asturias, Andalucía o la Comunidad Valenciana han adelantado ya su predisposición a hablar sobre estos asuntos.

Las quejas de Ayuso

Esta Conferencia de Presidentes se celebrará entre las quejas de algunas Comunidades Autónomas por no especificar ningún contenido de la reunión. Según fuentes autonómicas, el Gobierno remitió un breve correo electrónico en el que solo indicaba el día de la reunión y el lugar.

Además, estas mismas fuentes especifican que los presidentes autonómicos dispondrán de un breve espacio de tiempo de palabra para plantear su exposición. Ante esto, el Gobierno ya ha remitido un correo en el que detalla el orden del día de esta Conferencia.

En cualquier caso, Ayuso ha anunciado que esta Conferencia de Presidentes será la última a la que acuda hasta que estos encuentros empiecen a "ajustarse a reglamento".

Según ha asegurado, estos espacios deberían convocarse con mínimo 20 días de antelación y con un orden del día fijado con anterioridad y debatido antes de reunirse.

"Desde hace 17 reuniones esto no se ha cumplido (...) Iremos a la de la próxima semana porque nos hemos comprometido, pero hay que hacerlas bien. Mientras estas conferencias no se programen y no se traten de acuerdo al reglamento no vamos a seguir asistiendo", ha zanjado.

Por su parte, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha defendido que ve "bastantes razonables" las críticas y peticiones de otros dirigentes autonómicos que han puesto el foco en que la Conferencia de Presidentes no se ajusta a la normativa de este tipo de citas.

"No es una Conferencia de Presidentes, es una reunión de presidentes convocados por el presidente del Gobierno, a la que vamos por lealtad institucional y por responsabilidad", dijo Feijóo recordando que este tipo de cumbres tienen un reglamento específico aprobado en el Senado.

RELACIONADO