Simone Biles abandona la final por equipos de gimnasia artística por un cuadro de ansiedad

La gimnasta abandona el centro entre especulaciones sobre una posible lesión, pero luego reconoce un problema de ansiedad

La gimnasta estadounidense Simone Biles ha abandonado la final por equipos de gimnasia artística de los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 tras la primera rotación, en potro, tras dejar el centro y quedarse fuera de la segunda rotación. Pese a que se especulaba con una posible lesión, la deportista ha reconocido ante los medios que sufre un problema de ansiedad por la presión y la responsablidad que tiene encima y que no sabe si competirá en el cuadro individual.

Simone Biles, tras una mala recepción en salto de potro, obtuvo la peor puntuación en el ejercicio, por detrás de sus compañeras y de las tres atletas del Comité Olímpico Ruso (ROC).

En sus redes sociales, la organización de los Juegos confirmó que Biles tuvo que abandonar el centro de Ariake para ser atendida tras ese primer ejercicio, y regresó para estar junto a sus compañeras pero ya no vestida para competir.

De hecho, en Barras asimétricas ya no compitió y dejó su lugar a Sunisa Lee, que con un correcto ejercicio superó a Viktoriia Listunova pero fue el equipo del comité ruso el que se llevó el emparejamiento, situándose además en la pimera plaza provisional a falta de dos rotaciones.

"Debo centrarme en mi salud mental"

Biles explicó que tiene que preocuparse de su "salud mental", después de tomar la decisión este martes de abandonar la final por equipos. "Tengo que centrarme en mi salud mental", dijo la cuatro veces campeona olímpica después de la sorpresa de su retirada tras completar el primer ejercicio, el potro. La federación estadounidense anunció en un comunicado que se debía a un "problema médico" pero Biles explicó después su situación.

"Después de mi actuación no quería seguir. Tengo que centrarme en mi salud mental, es lo más importante en el deporte ahora mismo. Hoy estuve sometida a mucho estrés. Ha sido una semana larga, un ciclo olímpico largo. Deberíamos estar ahí fuera disfrutando y no es el caso", añadió una de las llamadas a ser reina de los Juegos.

En un caso similar al de la tenista Naomi Osaka, que se retiró del pasado Roland Garros poniendo el foco también en la salud mental, Biles explicó sentir el peso del mundo sobre ella. "No solo somos deportistas, somos personas y en ocasiones hay que dar un paso al lado. No quería hacer algo estúpido y lesionarme", dijo.

Por otro lado, Biles dejó en el aire su participación en el concurso completo individual. A sus 30 años, la estadounidense necesita cuatro podios para ser la gimnasta más condecorada de la historia. Sin embargo, su presencia en las cinco finales individuales del jueves está ahora pendiente de confirmación.

"Veremos qué pasa. Voy a tomarme este día para pensar y veremos qué ocurre", explicó, después de no poder ayudar a Estados Unidos a retener el oro olímpico de Londres 2012 y Rio 2016, que se quedó Rusia, con las americanas segundas y Gran Bretaña, tercera.