El Gobierno aprueba el anteproyecto para crear empresas con un capital de un euro

El Consejo de Ministros acuerda un plan para evitar trabas en la fundación de empresas por lo que estas se podrán crear a partir de un capital de un euro

El Consejo de Ministros ha aprobado el anteproyecto de Ley de Creación y Crecimiento Empresarial, que entre otras novedades permite la creación de empresas con un capital social de un euro, limita las subvenciones a las sociedades que paguen en plazo y crea un observatorio de morosidad.

Asimismo, contempla ampliar las actividades para las que no es necesario obtener una licencia, y promueve la utilización de la factura electrónica entre empresas y autónomos, lo que contribuirá a profundizar en la digitalización de la actividad empresarial.

La vicepresidenta primera y ministra de Economía y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha señalado que se trata de una de las reformas estructurales "más importantes" del Plan de Recuperación y Resiliencia, y tiene como objeto "mejorar el rendimiento y la productividad de las empresas, así como la creación de empleo".

Fuentes del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital explican que el proyecto, que previsiblemente llegará al Congreso de los Diputados a finales de este año y estará en marcha en 2022, pretende facilitar la actividad empresarial, hacer más fácil el nacimiento de empresas y su vida y desarrollo.

Este esfuerzo legislativo se completará en breve con el anteproyecto de reforma de la legislación concursal, y su objetivo es reforzar las bases para la recuperación económica, que ya es una realidad.

Se trata, prosiguen las mismas fuentes, de crear las condiciones para que se creen más empresas y esas empresas puedan invertir y crear empleo con menos trabas.

Fundación de empresas

La medida estrella del proyecto es la reducción del capital social para crear una empresa desde 3.000 a un euro, para que ese capital inicial no sea un obstáculo y siempre con medidas para garantizar los derechos de los acreedores.

Asimismo, se refuerzan los mecanismos para la creación ágil, lo que afecta a los trámites con la Seguridad Social, Hacienda o de registro y los que se llevan a cabo a través del Centro de Información y Red de Creación de Empresas (CIRCE).

De este modo, se podrán crear sociedades de responsabilidad limitada (SL) reduciendo los plazos, con el objetivo de que se puedan hacer de forma totalmente digital, para lo cual se traspondrá una directiva europea de derecho de sociedades.

Por otra parte, para facilitar el crecimiento de las empresas se mejorará la regulación y la ley de garantía de la unidad de mercado, que se modificará para actualizar y aclarar; se mejorarán las ventanillas a través de las cuales los operadores puedan exponer qué trabas se encuentran, y se agilizarán los mecanismos de cooperación entre administraciones.