Bruselas quiere aplazar al 30 de septiembre su evaluación del plan de recuperación de Hungría

Orban denuncia que la CE está retrasando su dictamen para presionar a la retirada de la controvertida ley contra el colectivo LGTBIQ

La Comisión Europea ha propuesto a Hungría prorrogar hasta el 30 de septiembre el plazo para dar su opinión sobre el plan de recuperación presentado por el Gobierno de Viktor Orban para acceder al fondo anticrisis europeo, después de varias semanas de contactos para intentar sin éxito aprobarlo en el calendario previsto.

Así lo ha anunciado el vicepresidente del Ejecutivo comunitario responsable de Economía, Valdis Dombrovskis, en una rueda de prensa al término de una reunión informal de ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin) para analizar otros planes nacionales.

Dombrovskis ha confirmado así que han solicitado formalmente a las autoridades húngaras esta prórroga aunque le corresponderá a Budapest indicar si acepta el nuevo plazo y fijar la fecha precisa.

Las reglas de la Unión Europea prevén un plazo máximo de dos meses para que Bruselas evalúe cada plan nacional y emita la recomendación -positiva o negativa- al Consejo, para que sean los Veintisiete quienes tomen la decisión final de aprobar o rechazar los planes.

En el caso de Hungría, dicho plazo expiró el pasado 13 de julio sin que la Comisión hubiera concluido su examen porque, según indicaron los servicios comunitarios, necesitaban aún "aclaraciones" por parte del Gobierno de Orban sobre algunas medidas y el modo en que cumplirían los criterios obligatorios para acceder a las ayudas del fondo anticrisis.

Entonces, Bruselas se resistió a pedir formalmente la prórroga porque dijo que seguían los contactos con las autoridades húngaras y quería esperar a ver si las negociaciones para concluir el examen "eran cuestión de días o de semanas".

La falta de avances han llevado al Ejecutivo comunitario a dar el paso formal de pedir un aplazamiento de dos meses, días después de que el primer ministro húngaro se quejara de que Bruselas estaba retrasando su dictamen para presionar a Hungría para retirar una controvertida ley que discrimina al colectivo LGTBIQ.

La Comisión Europea ha iniciado un expediente sancionador contra Hungría por la ley que prohíbe a los menores acceder a información relativa al colectivo LGTBIQ, al que la norma estigmatiza y discrimina, pero asegura que este proceso es independiente a la evaluación del plan de recuperación.

Desde otros sectores, incluido el pleno del Parlamento europeo, han instado a Bruselas a bloquear todo desembolso de fondos europeos a Hungría mientras mantenga lo que consideran una deriva autoritaria.