Colau coloca un pequeño retrato del Rey en el salón de plenos de Barcelona seis años después

La alcaldesa de Barcelona, que ha situado la imagen en una esquina, ha hecho el anuncio luciendo una mascarilla republicana

La efigie del rey ha vuelto a presidir este viernes, seis años después de que se retirara el busto del rey emérito, el salón de plenos del Ayuntamiento de Barcelona, cumpliendo con la sentencia del Tribunal Supremo (TS) que avala la obligatoriedad de colocar la imagen del monarca en los consistorios.

La restitución del retrato del rey, colocado en una esquina de la cámara y de pequeñas dimensiones, ha protagonizado el inicio del pleno municipal del mes de julio, que ha arrancado con una intervención de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ha lucido una mascarilla con la bandera de la II República.

"Hay un cambio en la simbología de este consejo plenario por imperativo legal. Ha aparecido la imagen del monarca a raíz de una sentencia que obliga a todos los ayuntamientos a que esta imagen esté en los plenos municipales", ha indicado la alcaldesa, que se ha mostrado "orgullosa de haber abierto el debate" sobre esta cuestión y de haber retirado el busto del rey emérito Juan Carlos I.

Al respecto, aunque ha indicado que la efigie del rey se ha restituido "para no comprometer" la institución ni los funcionarios públicos, Colau ha enfatizado que el busto de Juan Carlos "no volverá nunca más".

"Aquel busto no tenía que estar presidiendo este consejo plenario porque era de un rey emérito y, además, porque es un corrupto confeso que está actualmente fugado en una dictadura árabe", ha subrayado.

Sobre la mascarilla de la II República, la alcaldesa ha asegurado que no tiene relación con la restitución del retrato del rey, sino con las declaraciones del exministro Ignacio Camuñas, que el pasado lunes afirmó en un acto del PP, en presencia del líder del partido, Pablo Casado, que la Guerra Civil fue consecuencia del gobierno republicano y por ello el alzamiento militar "no fue un golpe de Estado" sino "un fracaso de todos los españoles".

Tras la intervención de Colau, el resto de grupos municipales han tomado la palabra, en un debate en un tono áspero en el que las fuerzas independentistas han reprochado la restitución del retrato y los constitucionalistas lo han celebrado y han criticado el "espectáculo" de la alcaldesa.

Al respecto, el primer teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, ha intervenido en representación del PSC y ha expresado su apoyo a la decisión de restablecer el retrato, aunque ha criticado a Colau por abrir un debate que "tapa" el resto de cuestiones importantes que se tratan en el pleno.