China rechaza los planes de la OMS para seguir investigado el origen del COVID-19 en Wuhan

Las autoridades sanitarias del país tildan de "sin sentido" la teoría de que el virus podría haber escapado de un laboratorio

El subdirector de la Comisión Nacional de Salud china, Zeng Yixin, ha rechazado los planes anunciados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para continuar la investigación del origen de la pandemia de coronavirus después de que la organización admitiese que la teoría de la fuga de laboratorio en la aparición del virus SARS-CoV-2 en Wuhan no se tuvo suficientemente en cuenta anteriormente.

En una rueda de prensa, Zeng se ha mostrado sorprendido por estas declaraciones realizadas por el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, hace una semana y las ha tildado de "sin sentido" y de "ir en contra de la ciencia".

Zeng fue más allá calificando la propuesta de la OMS de "arrogante" y "carente de sentido común" y pidió hacer "labores de rastreo en múltiples países y regiones" para que no se repitan en los lugares ya inspeccionados durante la primera fase de la investigación, la cual culminó con una visita de expertos internacionales a Wuhan el pasado enero.

El vicedirector mostró su esperanza en que la OMS tenga en cuenta las recomendaciones propuestas por los científicos chinos, que considere la investigación "un asunto científico" y que lo despoje de "injerencias políticas".

A Zeng le ha acompañado el director del laboratorio nacional de Wuhan, quien ha afirmado que su centro no ha tenido ninguna fuga desde que se puso en funcionamiento, según recoge la agencia Xinhua.

El máximo dirigente de la OMS reconoció que China no compartió los "datos brutos" de los primeros casos detectados a finales de 2019. Por ello, pidió a China que "sea transparente, abierta y que coopere, particularmente en los datos brutos sobre los primeros días de la pandemia".

El primer caso de coronavirus fue detectado en la ciudad china de Wuhan a finales del año 2019, y, desde entonces, se han registrado en el país 104.362 casos y 4.848 muertes a causa de la enfermedad.

Precisamente, la Comisión Nacional del país asiático anunció este jueves la detección de 50 nuevos positivos del coronavirus, de los que 12 se produjeron por contagio local, 11 de ellos por el nuevo rebrote localizado en el aeropuerto de la ciudad oriental de Nankín.