Vinculan la dieta mediterránea con cambios intestinales

Un estudio elaborado en la Universidad de Tarragona vincula la dieta mediterránea con cambios en la bacterias intestinales y señala que mejora el metabolismo de la glucosa y la insulina.

Este ensayo clínico, elaborado por la Universitat Rovira i Virgili (URV) de Tarragona y el Institut d'Investigació Sanitària Pere Virgili (IISPV) de Reus, ha examinado si la dieta mediterránea tiene beneficios sobre la composición y la función de las bacterias intestinales y han hallado diferencias entre quienes la siguen y quienes no.

Los resultados pueden explicar el beneficio de esta dieta en la mejora de los factores de riesgo metabólico y en la reducción de los niveles de glucosa e insulina.

En el estudio, se ha seguido durante dos a meses a 50 adultos con obesidad, sobrepeso y síndrome metabólico que comían de modo poco saludable y se les hizo añadir 50 gramos de frutos secos al día en su dieta habitual.

Luego, durante dos meses más, se les hizo cambiar su dieta por la mediterránea y, al comparar los resultados, se demostró que la glucosa, la insulina y la resistencia a la insulina habían mejorado.

En concreto, incrementaba la cantidad de Lachnospiraceae NK4A136, un género bacteriano que se relaciona con la mejora metabólica observada sobre todo mediante la regulación del metabolismo de los ácidos biliares.

Así pues, se ha comprobado, por primera vez, que la dieta mediterránea provoca cambios en determinadas bacterias intestinales y esto comporta la mejora del metabolismo de la glucosa y la insulina.

Además, el estudio de intervención, financiado por el Instituto de Salud Carlos III, ha permitido encontrar también diferencias importantes con otras moléculas que se relacionan con una mejora del metabolismo de la glucosa y la insulina.

Los cambios en estas moléculas también se relacionaron con modificaciones en la composición de la microbiota intestinal.

Este hecho sugiere que puede tener un papel mediador muy importante entre la dieta y los factores de riesgo cardiometabólico, es decir, la modulación de la microbiota intestinal puede explicar el beneficio de la dieta mediterránea sobre determinados aspectos de salud.

El estudio lo ha liderado Mònica Bulló, investigadora de Bioquímica y Biotecnología de la URV que forma parte también del IISPV y del Ciberobn.

Además, han participado el Institut Català de la Salut (ICS), SAGESSA (Grup d'Assistència Sanitària i Social de Reus) y el Donders Institute for Brain, Cognition and Behaviour de los Países Bajos.