La Dama de Baza, medio siglo del descubrimiento de una urna funeraria llena de vida

Tiene 25 siglos pero celebra su cincuenta cumpleaños; es una Dama pero podría ser diosa o guerrera; es de Baza pero reside en Madrid; y es urna funeraria pero encierra vida y parte del futuro económico, turístico y cultural de la comarca.

Baza (Granada) ha estrenado el programa de actos culturales y divulgativos con los que, durante un año, celebrará el medio siglo transcurrido desde que dos obreros hallaron a su Dama, una escultura del siglo IV a.C. considerada una de las piezas más relevantes del arte íbero pero exiliada en Madrid.

El Ayuntamiento bastetano ha sumado aliados para rememorar las cinco décadas que han pasado desde que los obreros Manuel Martínez Valdivieso y Baldomero Álvarez Morenate hallaron a la Dama, una pieza caliza que sirvió para que el municipio tenga un hueco en el mapa arqueológico europeo para siempre.

Una comisión de expertos a la que se han sumado administraciones, agentes culturales y turísticos, investigadores y representantes de museos y universidades, mantiene el pulso de un programa que, hasta julio de 2022, pretende resaltar la importancia de aquel hallazgo pasado pero lleno de futuro.

"Necesitamos eventos como éste que nos sitúen en el mapa, que conviertan a Baza en lo que debe de ser: un referente histórico y patrimonial, un destino turístico de interior atractivo", ha explicado a Efe el alcalde bastetano, Manuel Gavilán.

La sepultura 155 de la necrópolis de Baza mantuvo durante siglos escondida esta imagen que décadas después se sigue estudiando por ser uno de los descubrimientos del mundo íbero más importante de las últimas décadas.

La tecnología y la inteligencia artificial han servido ahora para darle color y saber más de esta desconocida que, sin embargo, da identidad a toda una comarca.

"Este año no es el final del camino; este evento nos va a marcar la dirección a seguir y en esa dirección se encuentra una de nuestras metas, que Baza sea la referencia de la cultura íbera a todos los niveles", ha añadido Gavilán.

Aquel verano del 71 en el que Cerro Santuario cambió el porvenir de Baza fue también el del exilio de su Dama, que salió de manera precipitada hacia Madrid para nunca volver. De momento.

Y es que la Dama de Baza, tallada en piedra caliza en la primera mitad del siglo IV a.C., permanece expuesta en el Museo Arqueológico de Madrid, a casi 500 kilómetros de sus vecinos pese a las reiteradas peticiones de una cesión temporal que parece tan compleja como descifrar su identidad real.

Para eliminar distancias, Baza ha diseñado un año de actividades con las que dar a conocer el valor de su Dama, una gran urna cineraria antropomorfa sentada sobre un trono alado que destaca por su gran nivel de conservación.

Con el lema "Tres milenios, dos culturas, una Dama", el municipio busca convertir el pasado en un motor de futuro e impulsar el conocimiento de una pieza única que protagonizará durante los próximos doce meses conferencias, concursos, investigaciones, recreaciones y charlas para viajar a través del tiempo hasta la ciudad iberromana de Basti, donde se localizó la Dama.

Uno de los escenarios protagonistas del año serán los yacimientos de Cerro Cepero y la Necrópolis de Cerro Santuario que, además, se pueden visitar a través de la tecnología con códigos QR, imágenes en 360 grados o realidad aumentada para traer al presente la antigua ciudad íbera.

Para empezar a celebrar este aniversario, Baza recibirá el apoyo del Ministerio de Cultura para la cubrición y musealización de la tumba 155 en la que apareció la Dama, una iniciativa que busca ser un revulsivo turístico más.

Y así, Baza mira a su Dama para convertir el pasado en un motor turístico y cultural lleno de futuro.