El yoga, una herramienta también de gestión emocional

El yoga, además de una práctica milenaria que busca el equilibrio entre la mente y el cuerpo, es también una "potente herramienta" de gestión emocional que puede ayudar a hacer frente al miedo, la tristeza o la ansiedad y a potenciar actitudes positivas.

Así lo expresa en una entrevista con Efe la psicóloga Anna Alfaro, quien señala que en su libro, "Yoga para equilibrar tus emociones", detalla técnicas para encontrar el bienestar para cualquier etapa de la vida y no solo para "esta época tan convulsa".

A pesar de ello, asegura que en el libro va explorando distintos estados de ánimo que todos han vivido, no solo vinculados a la pandemia, un momento donde la ansiedad y el estrés han podido ser "más intensos", pero son emociones que se sienten "en etapas que no han tenido que ver con esta época".

Alfaro propone prácticas para hacer frente a distintos estados emocionales para poder "experimentarlos, aceptarlos, integrarlos, suavizarlos, potenciarlos o atraerlos para vivir de un modo más saludable y equilibrado". El miedo, la tristeza y la ira forman parte de ese ejercicio.

La psicóloga también pretende potenciar aptitudes y actitudes positivas como la creatividad, la calma o el amor propio a través de ejercicios con los que "vivir con más calma".

Las emociones negativas, "no son en realidad negativas", dice, y argumenta: "Como todas las emociones tienen como función hacernos reaccionar", afirma Alfaro, quien considera que las positivas son a las que todos aspiramos "las más agradables y desafiantes".

Las emociones son humanas "universales" y el texto invita a observar y ser conscientes de cómo se siente cada uno.

"El miedo, la incertidumbre o la tristeza pueden ser muy arrolladoras y te pueden llevar por delante, pero hay que quedarse con ellas, no huir para ver qué te quieren decir y el yoga es la herramienta principal para atrapar estas emociones", advierte Anna Alfaro.

En cada capítulo hay una propuesta de tres posturas de yoga para manejar estos estados de ánimo y ver qué va sintiendo el cuerpo. Además de las prácticas de meditación y respiración, la psicóloga promueve cuidar la alimentación con la que se da "un aporte extra de energía".

"Pocos se dan cuenta de la importancia de sentarse y respirar plenamente, de la tranquilidad que aporta", subraya, e incide en que escribir sobre las emociones que se sienten ayuda a transitar por ellas.

Argumenta que el perfeccionismo, querer llegar a todo, somete "a una gran presión". "El mero pensamiento de buscar resultados supone un agotamiento más que físico, mental", argumenta la psicóloga.

Es importante escribir, bajar el ritmo: "Pararse a observar cómo va nuestra vida, analizar de dónde venimos y dónde estamos", todo ello con el fin de que cada uno se conozca mejor y atienda "las necesidades reales que cada uno tiene".

Según indica la psicóloga, estas transformaciones permiten saber cómo debe ser la relación de cada uno con su cuerpo, a aceptar la persona que se es y a reforzar la autoestima.