Las inundaciones en Alemania y Bélgica dejan ya al menos 186 fallecidos

Crece el peligro de desbordamientos en el este y el sur de Alemania

Ya son al menos 186 los fallecidos confirmados por las inundaciones de esta semana en Alemania, que acapara la mayor parte de decesos, con 155, según las últimas estimaciones de este domingo, y Bélgica, que mantiene sus fallecidos en 31. Después de tres días, las labores de búsqueda continúa y ahora se suma un nuevo inconveniente: el peligro de derrumbe en algunas zonas más inestables a causa del gran temporal. Sobre todo en el este y sur del país, hay riesgo de derrumbamiento.

El último balance en Alemania tiene lugar tras la confirmación de otros 45 muertos más durante las últimas horas en el estadio de Renania del Norte-Westfalia, en el oeste del país, mientras la Policía teme el hallazgo de nuevos fallecidos a lo largo de este sábado la zona de Ahrweiler, epicentro de la catástrofe en el estado de Renania-Palatinado.

Dentro de los acontecimientos de las últimas horas hay que destacar la declaración adicional de la zona de desastre en Alta Baviera, el sábado por la noche, tras el fallecimiento de dos personas, aunque todavía no está claro si sus muertes están directamente relacionadas con las inundaciones.

Merkel planea visitar este domingo el municipio de Schuld, en el estado de Renania-Palatinado, antes de dar una rueda de prensa con la ministra principal del estado, Malu Dreyer.

La Policía alemana ha confirmado además otros 670 heridos, la mayoría en el valle de Ahr, donde las carreteras siguen bloqueadas y los puentes, destruidos.

Situación en Bélgica

Bélgica mantiene el balance de víctimas mortales en 27 personas, pero todavía 103 siguen desaparecidas y las posibilidades de encontrarlas con vida disminuyen a cada minuto que pasa.

En la región de Valonia, en el sur del país, unos 41.000 hogares se han quedado sin suministro eléctrico, por lo que las autoridades han anunciado la liberación de fondos de emergencia para ayudar a las poblaciones afectadas.

Las autoridades han alertado de que la "situación en la red de distribución eléctrica sigue siendo extremadamente complicada". Además, la movilidad se encuentra gravemente limitada, con los servicios de trenes y autobuses suspendidos.