Las inundaciones en Alemania y Bélgica dejan más de 150 fallecidos y cientos de heridos

El temporal ha dejado a más de 200.000 personas sin electricidad, sin agua potable, sin teléfono y con la movilidad limitada

Ya son al menos 156 los fallecidos confirmados por las inundaciones de esta semana en Alemania, que acapara la mayor parte de decesos, con 133, según las últimas estimaciones de este sábado, y Bélgica, que de momento mantiene los 23 decesos notificados el viernes.

El último balance en Alemania tiene lugar tras la confirmación de otros 43 muertos más durante las últimas horas en el estadio de Renania del Norte-Westfalia, en el oeste del país, mientras la Policía teme el hallazgo de nuevos fallecidos a lo largo de este sábado la zona de Ahrweiler, epicentro de la catástrofe en el estado de Renania-Palatinado.

La Policía alemana ha confirmado además otros 618 heridos, la mayoría en el valle de Ahr, donde las carreteras siguen bloqueadas y los puentes, destruidos.

Se espera que esta tarde haga acto de presencia en Renania del Norte-Westfalia el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, que después se unirá al primer ministro del estado, Armin Laschet, en una visita a Erftstadt, una de las localidades más afectadas.

El ministro del Interior del estado, Herbert Reul, ha dado por sentado que varias personas han muerto en ese lugar, pero matizó que la situación todavía no estaba clara. También está previsto que la canciller alemana, Angela Merkel, viaje a las zonas más afectadas de Renania-Palatinado.

Mientras, miles de trabajadores de rescate siguen buscando supervivientes sin descanso en la región de Eifel, donde las inundaciones arrasaron poblaciones enteras el jueves por la noche, y todavía hay decenas de desaparecidos.

Bélgica en problemas

El temporal también está afectando a Bélgica, donde han fallecido al menos 23 personas y cuatro han desaparecido, según informaciones del diario 'Le Soir'. En la región de Valonia, en el sur del país, unos 41.000 hogares se han quedado sin suministro eléctrico, por lo que las autoridades han anunciado la liberación de fondos de emergencia para ayudar a las poblaciones afectadas.

Las autoridades han alertado de que la "situación en la red de distribución eléctrica sigue siendo extremadamente complicada". Además, la movilidad se encuentra gravemente limitada, con los servicios de trenes y autobuses suspendidos.

El gobernador de la provincia de Lieja, la más afectada, ha alertado de que el número de muertos podría aumentar. "Solo en Lieja actualmente hay 13 personas desaparecidas", ha matizado. "No sabemos nada todavía y todavía no podemos dar una cifra definitiva", ha insistido.

Este mismo viernes, el primer ministro belga, Alexander de Croo, ha declarado el 20 de julio como día de luto nacional en recuerdo a las víctimas de las inundaciones. Así, ha lamentado que espera un "empeoramiento" de las cifras y ha señalado que la situación "sigue siendo crítica" en muchas zonas del país.