La patronal se planta ante la reforma laboral de Yolanda Díaz: Es inaceptable e intervencionista"

Los órganos internos de CEOE y Cepyme han rechazado este jueves por unanimidad la "inaceptable" propuesta para reformar la contratación del Ministerio de Trabajo, con la que se pretende que el contrato fijo sea el tipo de contrato ordinario, "porque parte de la desconfianza y la sospecha hacia la empresa". En un comunicado conjunto, ambas patronales acusan a Trabajo de "arrojar a la opinión pública dogmas confusos como la asimilación de temporalidad y precariedad".

"La temporalidad es un elemento intrínseco a muchas actividades de carácter estacional, con lo que reducirla a un fenómeno residual perjudica la empleabilidad de muchas personas, en especial de las que carecen de cualificación y los jóvenes, en un momento en el que su tasa de paro ronda el 40 %, e incluso supera el 50 % en muchos territorios", añade la nota.

Tras la reunión de la mesa de diálogo social del pasado martes, ambas organizaciones han pedido a Trabajo un planteamiento nuevo para poder seguir negociando.

"En estos momentos, el texto parece responder a una motivación ideológica sin fundamentos económicos, no tiene en cuenta la realidad del tejido empresarial y de las personas trabajadoras, y, por ello, aboca inevitablemente al desencuentro", aseguran.

CEOE y Cepyme dicen que apuestan por unas relaciones laborales de calidad y que comparten la necesidad de actuar contra la temporalidad irregular y no causal.

En este sentido, consideran que urge un texto "más adecuado al requerimiento de Europa y a la realidad del tejido empresarial y de las personas trabajadoras, que no entorpezca la recuperación económica".

Las patronales entienden que la reforma laboral propuesta es "ajena a las solicitudes europeas" y resultado de un pacto de Gobierno que no les obliga y que "es lesivo para el empleo". "Si el Gobierno persevera en esta dirección, será sin el apoyo de las organizaciones empresariales", dicen.

A su juicio, las propuestas del Gobierno restan capacidad de adaptación de las empresas "con soluciones intervencionistas insólitas en el siglo XXI por ajenas a la participación activa de los trabajadores y el uso excesivo del reglamento en vez de la negociación colectiva". "Inevitablemente recuerda a las antiguas ordenanzas laborales, un despliegue más propio de contextos afortunadamente ya superados en toda Europa", dice el comunicado.

CEOE y Cepyme advierten de que los planteamientos de Trabajo van en contra de la adaptabilidad que necesitan las empresas para poder generar empleo en la actual coyuntura de incertidumbre y transformación.

A su juicio, solo si España recupera o supera los niveles de actividad previos a la crisis, afrontando al mismo tiempo la modernización del modelo productivo y la recualificación de las personas trabajadoras de la mano de los fondos europeos, se podrá lograr el objetivo de creación sostenida de empleo, de calidad y con las mejores condiciones.