Cospedal se reunió con Villarejo porque "podía tener información" de "actuaciones no ortodoxas" en el PP

La exsecretaria general del Partido Popular María Dolores de Cospedal aseguró ante el juez de la 'Operación Kitchen' que se reunió con el comisario jubilado José Manuel Villarejo porque éste "podía tener información" de actuaciones "que no fueran ortodoxas o regulares" por parte de "algunas personas del partido".

Según los audios de la declaración a los que ha tenido acceso Europa Press, habría sido el propio Villarejo el que "pidió" ver a Cospedal, que accedió a reunirse con él para que se lo "explicara y lo demostrará", aunque nunca llegó a "probar nada" en relaciones a esas actuaciones. Tampoco lo hizo en relación a 'Gürtel', ya que la propia Cospedal aseveró que el "conocimiento" que ella tenía sobre el procedimiento lo tenía por los letrados del PP personados.

"El señor Villarejo comentaba de todo y hablaba de todo, pero todo lo que hablaba se conocía por los medios", sostuvo Cospedal, que incidió en que el comisario "presumía mucho de saber muchas cosas". "Pero no había nada nuevo que yo no supiera o que no apareciera en los medios comunicación por mucho que luego se adornara", añadió.

La exdirigente 'popular' justificó sus encuentros con el comisario argumentando que, desde su posición y sus relaciones "en todas partes", podía dar "alguna luz" sobre el supuesto espionaje al PP, aunque ha reiterado que nunca le hizo "ningún encargo profesional".

En este sentido, la exsecretaria general del PP puso en duda ante el juez del caso Kitchen que el PP tuviera interés alguno en la sustracción de documentación a Luis Bárcenas cuando todos sus enseres estuvieron durante meses en la sede del partido sin que sus abogados acudieran a recogerlos como se les pidió en varias ocasiones. "¿Qué necesidad tenía el PP de organizar nada si toda esa documentación en la que Bárcenas decía que tenía el oro y el moro estaba en la propia sede del partido?", se preguntó Cospedal de forma retórica en su declaración como imputada el pasado 29 de junio y a la que ha tenido acceso Efe.

Por eso consideró que entre la documentación trasladada por el exchófer de Bárcenas Sergio Ríos desde la sede del PP hasta el taller de su mujer, Rosalía Iglesias, dónde supuestamente se le intervino documentación y dispositivos informáticos, no podía haber "ningún papel que pudiera poner en compromiso al PP".

Para reforzar su tesis recordó que el extesorero del PP ya había hecho "mucho daño" a este partido con la publicación, en enero de 2013, de sus famosos papeles con la supuesta caja B. "Los papeles de él, que no del PP", matizó Cospedal, que recordó también que cuando el extesorero declaró por primera vez en esa causa entregó un "pendrive" al juez y dijo que todo lo que tenía estaba ahí. "¿Por qué se iba hacer ninguna actuación de ese tipo si todo ese tiempo había estado esa documentación en el PP? Yo es que eso no lo entiendo", insistió.

El juez interpretó entonces que cuestionaba la existencia de la Operación Kitchen y le hizo saber que en la causa hay cosas que ya están comprobadas, "como la actuación del chófer" como confidente policial, le recordó.

"Señoría, pero eso no tiene nada que ver con el PP. Las labores policiales son labores policiales" fue su respuesta, si bien precisó que desconocía actuación alguna del Ministerio del Interior al respecto, y negó que el policía Andrés Gómez Gordo, al que se atribuye la contratación de Ríos como chófer de Bárcenas y que tuvo un cargo de seguridad cuando ella era presidenta de Castilla-La Mancha, le informase de nada.

Destacó además que siempre le ha sorprendido que nunca se registrara la casa del extesorero, y que cuando se conoció que Bárcenas tenía 47 millones de euros en Suiza al poco se publicaran sus famosos papeles y toda la investigación se centrara en eso en lugar de en la procedencia de su fortuna.

También negó que desde el partido se barajara que tuviera documentación comprometida y que eso, como lo de las supuestas grabaciones a Mariano Rajoy y Javier Arenas, es algo que salía publicado en los medios y que él promovía. "Yo creo que eso es mentira, que esas grabaciones no existen, pero es una opinión, no lo puedo asegurar", expuso.

Cospedal aludió también a los "muchos procedimientos judiciales" que se han derivado de "calumnias" de Bárcenas, al que sin nombrar directamente tildó continuamente de mentiroso.

Por eso cree que Kitchen "es una más", como fue el llamado caso de lo de los ordenadores del PP o la causa que Bárcenas consiguió que se le abriera a ella en Toledo en relación a un contrato de basuras del que finalmente resultó absuelta porque era todo "mentira".

"Es muy pesado tantos años con las fábulas de esta persona", acabó diciendo cuando el fiscal le preguntó por una anotación del 6 de noviembre de 2013 en las agendas intervenidas a José Villarejo el pasado año y que han servido para apuntalar la imputación de la que también fue ministra de Defensa.

"Cospe muy preocupada con los 5 pagos de 200" escribió el excomisario, supuestamente en relación a la causa de Toledo, y sobre lo que la exdirigente del PP aseguró que no sabía a qué se refería cuando escribió eso porque ella no ha tenido "ninguna preocupación con ningún pago nunca".

A lo largo de su declaración, negó haber contratado a Villarejo para algún tipo de encargo o haberle hecho pago alguno, y admitió que se reunió con él en la sede del PP en 3 o 4 ocasiones porque su marido le conocía de hacía más de 20 años y el policía le pidió que se la presentara.

Ella accedió porque también tenía interés en conocerle por sus relaciones en la Policía y medios de comunicación, aunque aseguró que nunca le dio información que no se supiera de antemano.

RELACIONADO