Casado se cierra a un pacto con el Gobierno de Sánchez y marca su alternativa para "desfibrilar" España

Añade que hay "otra forma de hacer las cosas" y lanza el "aviso" de que hay que hacer reformas y pensar en la estabilidad presupuestaria

Tras la concesión de los indultos del procés y ante reformas sociales que rechaza, el líder del PP, Pablo Casado, se cierra al pacto con el Gobierno de Pedro Sánchez y defiende que su partido debe ahora explicar su alternativa. Si hace un año decían "salgamos de la crisis juntos", ahora los populares deben decir que "hay otra forma de hacer las cosas", ha dicho Casado a los dirigentes de su partido durante la inauguración de los cursos de verano del PPE en El Escorial “España, Europa y Libertad".

Acompañado por el exministro de Economía Luis de Guindos, actual vicepresidente del Banco Central Europeo, ha subrayado que el PP es el primer partido en intención de voto y ha advertido sobre la crisis económica.

"Queremos poner de relieve que el PP sabe lo que tiene que hacer en España para superar esta situación”, ha destacado Casado, que ha opuesto su plan, el mismo, ha dicho, "que nos sacó de la crisis en el año 96 y en el 2011", al intento de "anestesiar" el país con una "política peronista".

Y ha pedido preparar en la Convención Nacional del PP, "incluso con leyes escritas lo que tienen que ser los cien días primeros del Gobierno del PP”. "Que en apenas tres meses se pudiera desfibrilar España, inyectar adrenalina a un país que está en una posición muy mala".

Ha advertido Casado que aunque los fondos europeos son "muy importantes", cuantitativamente no son "relevantes" para evitar el "boquete" y ha alertado del crecimiento de la deuda pública o del déficit estructural, que podría abocar a "recortes".

Los españoles, ha denunciado, son hoy "un 5 % más pobres que antes de la pandemia" y ha reprochado que en este contexto el Gobierno indexe las pensiones, reforme la normativa laboral o pretenda subir el SMI.

Por contra, propone un plan con cinco ejes: rebaja de la fiscalidad, de la burocracia, aumento de la flexibilidad laboral, formación dirigida a la empleabilidad y aumento de la seguridad jurídica.

Reducir impuestos, eliminar burocracia, internacionalizar pymes, e-learning y telemedicina, FP dual o mochila austriaca son algunas de las medidas que ha desgranado ante un auditorio que ha contado con dirigentes del PP como Teodoro García Egea, Cuca Gamarra o Pablo Montesinos.

Casado quiere a través de este curso de verano explicar su plan económico, con el músculo de los hasta ocho exministros que acudirán a estas jornadas, que clausurará el jueves junto al expresidente argentino Mauricio Macri.

Este martes, y como vicepresidente del Banco Central Europeo, De Guindos ha evitado pronunciarse en detalle sobre la situación de la economía en España, aunque, al igual que con el conjunto de la Unión Europea, ha previsto un rebote "con mucha intensidad".

Y sobre las pensiones se ha limitado a defender tanto la reforma del Gobierno de Mariano Rajoy en 2012 como la del PSOE en 2010 y ha pedido que ahora el plan sea "completo y transparente".

Pide a Sánchez que diga "toda la verdad" sobre las pensiones

Ha defendido la necesidad de hacer reformas ya para que España no tenga problemas en el futuro y ha echado en cara al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, que no diga "toda la verdad" sobre la reforma de las pensiones. Además, ha exigido al Gobierno no subir las cotizaciones sociales, algo que, a su juicio, "no es lo más acertado".

Casado, que ha desgranado los principales puntos de su plan económico, ha afirmado que el PP defiende en el apartado de fiscalidad que "no se suban las cotizaciones sociales y que en la medida de lo posible se bajen".

"Esto lo digo por el anuncio que ha hecho el Gobierno de que quiere destopar las cotizaciones sociales y quiere subirlas. No consideramos que sea lo más acertado con cinco millones de desemplados que se encarezca la creación de empleo y la contratación de otros trabajadores", ha manifestado.

La reforma de las pensiones y la reforma laboral

Casado, que ha abierto este curso junto al vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, en el marco de los cursos de verano que organiza la Universidad Complutense, ha afirmado que no pueden aceptar que "con una pensión media, que ya es superior a un salario medio, el Gobierno no diga toda la verdad sobre la reforma de las pensiones".

También ha criticado que dentro del Ejecutivo se hable de derogar la reforma laboral que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy cuando "es fundamental hacerla más competitiva" y que haya llevado a cabo una reforma educativa que "permita pasar de curso con suspensos" cuando en otros países "se incrementa la competitividad educativa".

"El aviso que estamos dando es que hay que hacer reformas y empezar a pensar en la estabilidad presupuestaria", ha proclamado Casado, para añadir que el Gobierno ha rechazado las ofertas de pacto que ha planteado su partido y por eso ahora tienen que decir que "hay otra forma de hacer las cosas".

En este punto, ha detallado que el plan alternativo económico del PP consta de cinco puntos: rebaja de la fiscalidad, rebaja de burocracia, aumento de la flexibilidad laboral, aumento de la formación y aumento de la seguridad jurídica.

Presume de equipo económico

En su intervención, el jefe de la oposición ha presumido de su equipo económico y ha citado en concreto a la exministra Elvira Rodríguez, actual vicesecretaria de Sectorial del partido, y al economista, Daniel Lacalle, que ocupa la secretaría de Economía del PP. "Estoy tremendamente orgulloso del equipo económico que tiene el Partido Popular", ha afirmado.

Además, ha destacado la gestión del exministro Luis de Guindos en el Banco Central Europeo y le ha definido como una persona "responsable" y "patriota" porque, según ha dicho, allá donde ha servido sus responsabilidades "siempre ha tenido en cuenta qué era mejor para sus compatriotas".