Yolanda Díaz pide tener con el SMI la "misma valentía" que se ha tenido con los indultos

La vicepresidenta tercera anuncia que los ERTE se prorrogarán a partir del 30 de septiembre

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha pedido este lunes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y al resto de miembros del Ejecutivo que tengan con el salario mínimo interprofesional (SMI) "la misma valentía" que con los indultos a los presos independentistas y se suba este mismo año esta renta mínima.

"Mi posición es conocida. Un Gobierno progresista debe mirar por los más débiles", ha afirmado la ministra, que ha añadido que no es tan importante cuánto se suba el SMI este año, como que se suba, pues sus perceptores, que están fuera de convenio colectivo, están perdiendo poder adquisitivo con un IPC del 2,7% y con unos precios de la gasolina y de la luz "que no paran de subir".

Díaz, en declaraciones a RNE, no ha querido desvelar el contenido de la reunión que ha mantenido con Sánchez para hablar del SMI, pero ha dejado claro que vincular la pérdida de puestos de trabajo con el alza del salario mínimo "es un enorme error" y "pura ideología".

"Los datos han demostrado lo contrario (...) La misma valentía que tuvimos en el Gobierno con el despliegue de los indultos toca ahora tenerla con la gente que lo está pasando mal. En 2023 no se nos vamos a juzgar por los indultos. Se nos va a juzgar por la gente que está sufriendo y ahí es donde hay que estar", ha subrayado.

La vicepresidenta ha recordado que los salarios pactados en convenio están subiendo entre un 1,5% y un 1,8% y que "le duele" que los perceptores del SMI estén perdiendo poder de compra porque "son los que más necesitan" que se les ayude.

"Lo hemos subido a los pensionistas, lo hemos subido a los empleados públicos (...) No podemos competir con una política salarial impropia de una economía relevante. Seamos coherentes, prácticamente todos los países de la UE han subido los salarios en esta crisis", ha insistido la vicepresidenta.

La ministra, que ha dicho que convocará a los agentes sociales para hablar de este tema, ha añadido además que este asunto del SMI es además "un factor de crispación social" por "injusto", pues no se trata de trabajadores con convenios colectivos buenos, sino de trabajadores que constituyen "el eslabón más débil" de la cadena.

Los ERTE se prorrogarán

En otro orden de cosas, la vicepresidenta ha garantizado que "sin lugar a dudas" los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) se prorrogarán más allá de septiembre si es necesario porque "no tiene sentido dejar caer" ahora este sistema.

Díaz cree que los efectos de la pandemia sobre el turismo internacional harán necesaria, "por desgracia" una nueva prórroga de los ERTE y ha indicado que antes de que finalice septiembre Gobierno y agentes sociales volverán a reunirse "para dar certezas" a empresas y trabajadores.

"Ojalá pueda decir que no es necesario, pero si es necesario se desplegará y ojalá pueda comparecer para decir que es la última prórroga", ha apuntado la ministra, que ha recordado que en la reforma del mercado laboral que se está discutiendo con los agentes sociales se va a implantar un mecanismo estructural que actuará de manera similar a los ERTE de pandemia para evitar despidos en las empresas.

 La reforma laboral

Díaz ha tirado de sentido del humor para responder a la denuncia de la CEOE de que la propuesta del Ejecutivo para reformar el mercado laboral es "marxista". "Es tan marxista como la que recomienda el Papa, Biden o la Comisión Europea", ha ironizado Díaz.

La ministra ha afirmado que la reforma laboral en la que trabajan Gobierno y agentes sociales "es un tema de máxima delicadeza", que se lleva negociando meses, y que tiene que estar publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) antes del 31 de diciembre porque ése es el plazo que "se ha autoimpuesto".

"La CEOE hace lo que tiene que hacer y los sindicatos también", ha apuntado la vicepresidenta, que ha recordado que lo que se va a hacer en la mesa de diálogo sobre la reforma laboral es abordar las recomendaciones de país que ha hecho a España la Comisión Europea. "El diálogo social funciona y yo voy a trabajar para que haya acuerdo", ha asegurado.

Díaz ha señalado que, "más allá de esta caricatura del marxismo" que ha realizado la CEOE en un documento interno acerca de la propuesta del Ministerio sobre la modernización del mercado laboral, agradece mucho el trabajo de los agentes sociales, "que se están tomando en serio" esta negociación.

"Respeto mucho a los agentes sociales, tienen autonomía y lo están demostrando", ha afirmado la vicepresidenta, que ha insistido en que los agentes sociales siempre han estado "a la altura de las circunstancias", aunque en algunas ocasiones supusiera para los sindicatos "desgajarse de sus presuntos partidos de referencia y para la patronal también".

 Puigdemont y la mesa de diálogo

Durante la entrevista, la vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo y Economía Social ha abordado la situación en Cataluña y ha defendido que el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont "no puede ser un obstáculo" para la mesa de diálogo, un espacio político en el que se debe "hablar de política sin nombres propios".

Díaz ha sostenido que hay "muchísimas personas afectadas por lo que ha pasado en Cataluña" y ha pedido no hablar de personas concretas, sino caminar hacia un diálogo que debe practicarse "con mucho cuidado, discreción y pensando" en "solventar el problema".

"Puigdemont no debe ser un problema y todo debe sustanciarse en esa mesa de diálogo. Nadie puede ser un problema. Ha sido terrible lo que hemos vivido en Cataluña y España con errores en todos los sitios, la antipolítica. Ningún nombre propio puede ser un obstáculo", ha insistido.

Preguntada sobre si la solución en Cataluña puede pasar por la celebración de un referéndum no consultivo, la vicepresidenta ha asegurado tras haber escuchado "propuestas" que "no se puede ir a mesas con posiciones prefijadas". "Es así, y hay que escuchar mucho, tener voluntad de arreglar el principal problema. Lo que ha pasado con Cataluña, no somos conscientes de valorar las consecuencias que ha tenido", ha afirmado.

La titular de Trabajo y Economía Social, que ha asegurado que estará en la reunión de la mesa entre Gobierno y Generalitat, ha incidido en que lo "más relevante" para iniciar un diálogo es "generar canales de confianza". De hecho, a su juicio el "simple hecho" de convocar una mesa en torno a las relaciones entre Ejecutivo central y autonómico ya es "importante".

"Reconocernos como interlocutores válidos, esto es clave. Son los pequeños matices y las cosas delicadas las que permiten que se avance en el diálogo o no", ha continuado Díaz, que ha abogado por "recolocar el conflicto en la política", un "lugar del que nunca debía haber salido". "Llevamos más de 10 años absolutamente fracturados y necesitamos a Cataluña dentro", ha añadido.