Educación abre a consulta pública la norma que regulará cómo pasar de curso

La última ley educativa concede una especial relevancia a la actuación colegiada del equipo docente, a quien se otorga la responsabilidad última de la decisión

El Ministerio de Educación ha abierto este viernes la consulta pública del proyecto de real decreto por el que se regulará la evaluación y promoción en Educación Primaria, Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional. En el proceso de elaboración de esta norma, a la que se podrán presentar aportaciones hasta el 27 de julio, han sido consultadas las comunidades autónomas y el Consejo Escolar del Estado, además de los ministerios de Presidencia, Política Territorial y Cultura y Deporte.

La última ley educativa (Lomloe) modifica de forma significativa cómo se regula la evaluación, la promoción y la titulación y concede una especial relevancia a la actuación colegiada del equipo docente, a quien se otorga la responsabilidad última de la decisión de pasar de cursos y obtener la titulación.

Al mismo tiempo, la ley pone el foco en los mecanismos de apoyo refuerzo. Por ello dispone que la permanencia en un mismo curso debe ser algo excepcional que solo se podrá adoptar una vez durante la Primaria y dos veces como máximo durante la enseñanza obligatoria.

Precisamente uno de los objetivos de este nuevo real decreto de desarrollo de la Lomloe -que se aplicará en el año académico 2021-2022 para todos los cursos y durante el curso 2022-2023 para los cursos pares-, es evitar la repetición (España triplica la tasa de la OCDE).

En Primaria, la evaluación será "continua y global" y tendrá en cuenta su progreso en el conjunto del aprendizaje; el equipo docente decidirá sobre la promoción de manera colegiada, tomando especialmente en consideración el criterio del tutor.

En Secundaria, la evaluación será "continua, formativa e integradora" e igualmente las decisiones sobre la promoción y titulación se adoptarán de modo colegiado.

Los estudiantes de ESO pasarán de curso cuando el profesorado considere que las asignaturas no superadas no les impide seguir con éxito el curso siguiente y se estime que tiene expectativas favorables de recuperación. "En todo caso promocionarán quienes hayan superado las materias o ámbitos cursados o tengan evaluación negativa en una o dos materias". La permanencia en el mismo será una medida excepcional y se tomará tras "haber agotado las medidas ordinarias de refuerzo y apoyo".

Obtendrán el título de ESO los alumnos que hayan adquirido, a juicio de los docentes, las competencias establecidas y alcanzado los objetivos de la etapa.

En Bachillerato, se pasará de primero a segundo cuando se hayan superado las materias cursadas o se tengan como máximo dos suspensos. Para titularse será necesaria la evaluación positiva en todas las materias de los dos cursos y, de forma excepcional, el profesorado podrá decidir la obtención del título que haya aprobado todo salvo una, siempre que se considere que ha logrado los objetivos de la etapa o que no se haya producido una inasistencia continuada, entre otras condiciones.

Todas las leyes educativas desde hace 50 años, incluida la LOMCE, han permitido pasar de curso con suspensos, recuerdan desde el Ministerio de Educación.