El tirón de Ayuso, su gestión de la pandemia y la "libertad", claves de su rotundo triunfo el 4-M

La mayoría de los madrileños decidieron su voto con antelación, se guiaron por el COVID y ven bien la situación de la Comunidad

Los madrileños acudieron mayoritariamente a las urnas el pasado 4 de mayo con el voto decidido con antelación, valoraron la gestión que las administraciones habían realizado de la pandemia de la Covid-19 para adoptar su decisión y, en términos generales, ven buena o muy buena la situación en la Comunidad de Madrid, según el estudio difundido este jueves por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

La encuesta se basa en un total de 3.206 entrevistas realizadas entre el 18 al 25 de junio, es decir, después de que Isabel Díaz Ayuso arrasase en los comicios regionales, con 65 de los 136 escaños en disputa, el PSOE sufriera la peor derrota de su historia en la región, con la pérdida de 13 escaños, Ciudadanos quedara fuera de la Asamblea al no lograr el límite del 5% necesario para obtener representación y de que Pablo Iglesias dejara la política al lograr sumar únicamente 3 asientos en la Cámara autonómica para la lista de Unidas Podemos que lideraba.

La encuesta del organismo que preside José Félix Tezanos señala que aunque la campaña fue seguida con interés de manera mayoritaria por los electores, la mayoría de los consultados ya tenía decidido el sentido de su voto antes de la misma.

Así, una amplia mayoría de los encuestados ha dicho haber seguido con mucho o bastante interés la campaña electoral (en un 66% de los casos), frente al 33,8% que ha mostrado poco o ninguno.

No obstante, un 62% de los participantes en el sondeo han señalado que tenían decidido el sentido de su voto antes de la campaña electoral, mientras que un 22,6% dudó entre varios partidos y un 6,1% tenía decidida su abstención.

También han coincidido de manera mayoritaria en que el coronavirus y la gestión de la pandemia centró la campaña electoral y se convirtió en el tema estrella del debate político, muy por delante de otras cuestiones como las acusaciones personales o las disputas entre partidos.

Peso de la gestión de la pandemia

Así, el 33,2% de los consultados cree que el Covid-19 y la gestión de la pandemia fue el tema más debatido por los políticos, a lo que se suma un 5,4% que considera que fue la sanidad o un 1,8% que cree que fue la apertura o no de la hostelería. Unos porcentajes muy alejados de quienes vieron como tema central las acusaciones personales, con un 6,4%, o las disputas de los partidos, un 5,8%.

La libertad, que acaparó también las miradas durante la campaña, es percibida como tema por el 4,2% de los encuestados, el mismo porcentaje que considera que el debate se centró en la economía.

Dentro de la importancia que los encuestados han concedido a la gestión de la pandemia durante la campaña, más de la mitad de ellos ha admitido que se trata de un tema que considera muy importante o bastante importante, con un 30,5% y un 26,9% respectivamente.

En términos generales, casi la mitad de los encuestados considera que la situación en la Comunidad es buena o muy buena, mientras que cerca de un tercio la percibe como mala o muy mala. En concreto, mayoritariamente, con un 46,8%, se considera buena o muy buena, con un 31,1% y un 36,1%, mientras que un 21% la ve mala o muy mala, con un 12,5% y un 8,5%, respectivamente.