Altamira enseña cómo se crean las réplicas digitales del arte rupestre

El Museo de Altamira acoge desde este jueves la nueva exposición temporal "Réplica Aurática", que presenta el acercamiento del artista hacia las réplicas de las cuevas con arte rupestre y que muestra modelos e impresiones 3D de los escaneos que se realizaron en las paredes.

La muestra es obra del artista Carlos Irijalba, se puede visitar hasta el 17 de octubre y a través de la misma se traslada al espectador el proceso de creación digital de la Neocueva de Altamira, ya que el arte contemporáneo vuelve su mirada hacia las reproducciones del arte rupestre prehistórico.

La inauguración de la muestra ha contado este jueves con la presencia de Carlos Irijalba; de la directora de Acción Cultural del Gobierno cántabro, Gema Agudo; del alcalde de Santillana del Mar, Ángel Rodríguez Uzquiza; de la directora del Museo de Altamira, Pilar Fatás, y del galerista Juan Silió.

Según informa el Museo en un comunicado, Gema Agudo ha indicado que la exposición es posible gracias a la colaboración institucional entre el Ministerio de Cultura y Deporte, el Gobierno de Cantabria, la Galería Juan Silió y el Museo de Altamira, así como por la cesión de las reproducciones creadas por Factum Arte, Troppovero y Mad Faber.

Pilar Fatás ha indicado que con esta muestra el Museo de Altamira "consolida" la línea de exposiciones temporales de pequeño formato, "donde el arte contemporáneo vuelve su mirada hacia el patrimonio de Altamira para reflexionar sobre cómo trasladar la magia inherente a la cueva".

Irijalba ha asegurado que "Réplica Aurática" es una reflexión en torno "al concepto de réplica, su historia y sus connotaciones materiales, al tiempo que habla de lo humano".

Ha recordado que comenzó su acercamiento a la reproducción del arte rupestre en 2010, cuando visitó la empresa encargada de escanear digitalmente varias cuevas de la cornisa cantábrica entre las que se encontraba Altamira.

A su juicio, el escáner 3D utilizado en las cuevas "actúa como un ojo selectivo que leyó el volumen previo a la intervención humana", sin color, sin representación y sin simbolismos mágicos, por ello "Réplica Aurática" es "una réplica transparente".

El artista navarro Carlos Irijalba vive y trabaja actualmente entre Nueva York y Ámsterdam, donde residió en la Rijksakademie entre 2013 y 2014.

Licenciado en la Universidad del País Vasco y la UDK de Berlín, ha sido galardonado con becas como la de Fotografía Guggenheim Bilbao (2004) o la de Arte Marcelino Botín (2007-2008) y premios como el Revelación PhotoEspaña en 2011 o Sifting Foundation San Francisco en 2015.