La UEFA aclara que la prohibición de iluminar el Allianz Arena con el arcoirís no fue política

Viktor Orban pide a las autoridades alemanas que respeten la decisión de UEFA

La UEFA expresó su "orgullo" por llevar los colores del arcoíris y aclaró que la prohibición de iluminar el Allianz Arena de Múnich con los colores que simbolizan la lucha del colectivo LGTBI no fue política, aunque sí la petición relacionada con la presencia de Hungría en el estadio.

"Es un símbolo que promueve todo aquello en lo que creemos: una sociedad más justa e igualitaria, tolerante con todo el mundo, independientemente de su origen, creencia o género", señaló en un comunicado.

En este sentido, la UEFA señaló que se ha interpretado como 'política' su decisión de rechazar la petición de la ciudad de Múnich de iluminar el estadio con los colores del arcoíris para el partido de la Eurocopa.

"Por el contrario, la petición en sí era política, vinculada a la presencia de la selección húngara de fútbol en el estadio para el partido de esta noche contra Alemania. Para la UEFA, el arcoíris no es un símbolo político, sino un signo de nuestro firme compromiso con una sociedad más diversa e inclusiva", subrayó.

La UEFA rechazó este martes la solicitud del alcalde de Múnich, Dieter Reiter, de iluminar el estadio Allianz Arena con los colores del arcoíris en el partido de la tercera jornada de la fase de grupos entre Alemania y Hungría y propuso hacerlo en otras fechas.

La petición del ayuntamiento de Múnich, según la carta que remitió a la UEFA, estaba "motivada por una decisión política que ha sido tomada por el parlamento húngaro", que aprobó una normativa que incluye prohibiciones como hablar sobre homosexualidad en los programas escolares y que ha sido calificada de "homófoba" por la oposición progresista y por ONG internacionales.

La UEFA respondió que según sus estatutos "es una organización política y religiosamente neutral" y que "dado el contexto político de esta solicitud específica -un mensaje dirigido a una decisión tomada por el parlamento nacional húngaro" debía rechazar la solicitud.

Orban pide que se respete la decisión de UEFA

El Primer Ministro húngaro, Viktor Orban, hizo un llamamiento a los políticos alemanes para que acepten la prohibición de la UEFA de iluminar el Allianz Arena con los colores del arco iris como apoyo al movimiento LGTBI durante el duelo entre Alemania y Hungría de la Eurocopa 2020.

"Si el estadio de fútbol de Múnich u otro estadio europeo está iluminado con los colores del arco iris no es una decisión del Estado. Los colores del arco iris también son parte de la imagen de la calle en Budapest", señaló Orban a la agencia 'dpa'.

El martes pasado, el parlamento húngaro aprobó una legislación que restringe los derechos de información de los jóvenes con respecto a la homosexualidad y la transexualidad. La ley se considera importante para Orban que, según la 'dpa', no viajará al partido en Munich como estaba planeado originalmente.

"En la Hungría comunista, las personas homosexuales fueron perseguidas. Hoy el Estado no sólo garantiza los derechos de los homosexuales, sino que los protege activamente. La libertad del individuo es el mayor bien", advirtió el dirigente, que considera que toda persona debe "incuestionablemente" ser libre para elegir su camino en la vida, pero que "la educación de los niños debe hacerse en el hogar".

Otros estadios y edificios públicos alemanes se iluminarán con los colores del arco iris el miércoles, mientras que organizaciones de derechos entregarán 10.000 banderas con estos colores a los aficionados que acudan al partido, una acción apoyada por la Federación Alemana de Fútbol.