Garamendi, emocionado, se 'rompe' tras el aplauso de la Asamblea General de CEOE tras la polémica de los indultos

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha recibido el respaldo mayoritario de la junta directiva de la patronal tras la polémica por sus declaraciones sobre los indultos que se ha plasmado en una cerrada ovación en la asamblea general que ha recibido visiblemente emocionado.

Garamendi, al borde del llanto, ha recibido la ovación y el aplauso de la asamblea general de la CEOE puesta en pie, momento en el que se ha podido escuchar a un miembro de la patronal un grito de apoyo: "¡No me llores, 'Garibaldi', que eres vasco!".

Garamendi dijo el pasado 17 de junio que "si ésto (la concesión de los indultos) acaba en que las cosas se normalicen, bienvenido sea", unas declaraciones que han sido motivo de polémica y criticadas por partidos de la oposición.

"Comentaré lo que he vivido en los últimos días, me parece una injusticia", ha arrancado Garamendi, quien ha reconocido haber pasado "unos días malos, muy malos". "He hablado del Estado de Derecho, de la ley, de la monarquía parlamentaria, se ha cogido el rábano por las hojas", ha añadido al comienzo de la asamblea, que ha podido ser seguida en directo por internet.

Durante su intervención final, el líder de los empresarios ha recordado que la CEOE siempre ha trabajado "con independencia", con "sentido de Estado". "Es evidente que defendemos el Estado de Derecho y el imperio de la Ley", ha dicho Garamendi, para añadir que la CEOE piensa que "lo que pase en España depende de la soberanía del pueblo español, de los españoles".

De esta forma, Garamendi ha recordado su mensaje habitual, "a pesar de que algunos dicen que decimos otra cosa o se quiera interpretar (sus palabras), sacándolas de contexto".

Fuentes empresariales explican que la junta directiva que se ha celebrado previa a la asamblea ha dado un respaldo "abrumador" a Garamendi. Las mismas fuentes señalan que ha habido una única propuesta para votar la desvinculación de la CEOE de las declaraciones del presidente que ni ha llegado a ser votada ante el rechazo de importantes patronales. También, añaden, ha sido muy amplio el rechazo a los intentos de instrumentar las declaraciones de Garamendi por parte de los partidos políticos.